Servicios El Latino

Editor@ellatino.net

San Diego (California), (EFE).- En una economía estancada, tanto supermercados como centros comerciales hispanos se han convertido en el segmento de mayor crecimiento en la industria de ventas, con lo que han revitalizado centros urbanos.

Un ejemplo de ello es la cadena de supermercados hispanos Northgate González, propiedad de la familia González, que cuenta con 36 tiendas en el área de San Diego, el condado de Orange y Los Ángeles.

Fundada en 1980 en la ciudad de Anaheim por Miguel González, un inmigrante procedente de Jalisco, México, ya en 2009 contaba con 30 tiendas, actualmente emplea a más de 4.750 personas y registra ingresos anuales de más de 286 millones de dólares.

El director ejecutivo de los supermercados, Oscar González, el menor de los 13 hermanos, dijo a Efe que los hábitos de consumo de los hispanos han sido clave para la expansión acelerada de los mercados.

La empresa incluso ha abierto las últimas seis tiendas durante esta crisis, y con planes de abrir una más para el otoño de 2012.

“Al principio mi padre no tenía dinero para cambiar el signo de la primera tienda que compró, pero creo que a fin de cuentas es correcto, porque representa la entrada al norte para muchas familias hispanas”, dijo.

La tienda más nueva en City Height empleó a cerca de 150 personas, entre más de 6.000 que solicitaron empleo, revitalizando un área étnicamente diversa en donde se pueden encontrar artículos como tripas de res, nopales, o chorizo, dijo el gerente de la tienda, Ed Cabral.

De acuerdo con el Consejo Internacional de Centros Comerciales (ISCS), los supermercados hispanos representan el segmento de mayor crecimiento en la industria de ventas, dinámica probablemente continuará pues se espera que este grupo pase de los 50 millones de personas ahora a 128 millones en 2050.

En un reporte dado a conocer recientemente, el ICSD destacó que los supermercados hispanos también se han beneficiado de la crisis económica, pues los clientes comen menos afuera, por lo que han experimentado un 8 % de crecimiento.

El reporte del ISCS indicó que el consumidor hispano promedio tiene 28 años de edad y hace sus compras con la familia una vez cada 30 horas, un 50 por ciento más frecuentemente que otros grupos, mientras que el consumidor anglo promedio tiene 39 años y compra solo.

El reporte del ISCS citó una encuesta de febrero pasado por parte de la compañía de consultores García Trujillo, que dijo que cerca del 66 % de los hispanos está más inclinado a comprar productos y servicios por parte de compañías que demuestran una conexión fuerte con la comunidad hispana.

Por ello, no es extraño que, de acuerdo con la revista Forbes, entre las 51 áreas metropolitanas más grandes en EE.UU., el crecimiento de centros comerciales hispanos ocurra en aquellas con mayor crecimiento en la población hispana como Atlanta, que vio en la última década un crecimiento de 101 % para este grupo, y otras como Baltimore, Nashville, Houston, Miami y Oklahoma.

José de Jesús Legaspi, cuya compañía basada en Montebello, California, es dueña de nueve centros comerciales y promueve desarrollos enfocados en grupos minoritarios, dijo a Efe que los hispanos representan una fuerza demográfica joven en EE.UU. y que se convertirán en la principal fuente de crecimiento de negocios.

El crecimiento poblacional y el bajo costo de vida son clave para el desarrollo de centros comerciales latinos, dijo Legaspi, quien ha desarrollado centros comerciales en Los Ángeles, Las Vegas, Atlanta, Phoenix y Fort Worth.

Legaspi destacó que en los últimos 50 años, la población hispana ha crecido significativamente más rápido que la población de EE.UU. en general, que el 60 % de ella es de ascendencia mexicana, y que representan un segmento de consumidores leal.

Los centros comerciales de éxito en este sector, para Legaspi, amplían su base de clientes al establecer eventos dentro de sus instalaciones como el Día de las Madres, el Día de la Virgen María, la Independencia de México y el Cinco de Mayo, además de ofrecer eventos durante el fin de semana como conciertos.