Científicos del Centro Médico Universitario Erasmo de Rotterdam han accedido a publicar solamente de forma parcial los resultados de su investigación sobre gripe aviar, censurada en EE UU por miedo a que sea usada para elaborar armas biológicas. «Los investigadores de Rotterdam tienen sus dudas sobre la recomendación de Consejo Asesor para la Bioseguridad de Estados Unidos, pero la respetarán», indicó anoche el centro médico en su pagina de Internet.

Ese organismo asesor estadounidense recomendó a la revista científica ‘Science’ que no publique la metodología usada por los virólogos holandeses, porque de llegar a manos de terroristas, podría ser usada para fabricar un arma biológica. Dirigida por el virólogo holandés Ron Fouchier, la investigación ha descubierto cinco mutaciones genéticas que el virus H5N1 puede sufrir para su contagio entre las personas, lo cual podría tener altos riesgos para la salud pública.

El objetivo del estudio, que ha sido financiado por el Instituto Nacional de Salud Estadounidense, perseguía conseguir la información necesaria para evitar una posible pandemia originada por esa variante de la gripe, que antes solo se contagiaba entre aves o de los animales a las personas.

Arma de doble filo

Fouchier declaró a la televisión pública NOS: «Por lo menos sabemos cuáles son las mutaciones que debemos analizar en caso de que haya un brote y así poder pararlo», y dijo no tener «más remedio que aceptar» la opinión del consejo asesor norteamericano.

Los resultados de la investigación son un arma de doble filo porque por un lado sientan la base para elaborar medicamentos y vacunas contra el virus, pero por el otro aporta la información necesaria para crear un virus letal. Al censurar la metodología, se quiere evitar la publicidad sobre cómo llegar a conseguir la peligrosa mutación del virus.

El equipo de Fouchier trabaja ahora en una versión de la investigación que se ajuste a las exigencias estadounidenses y que con toda seguridad se publicará en ‘Science’.