Washington, 21 dic (EFE).- Bank of America ha acordado establecer un fondo de 335 millones de dólares para compensar a víctimas de sus prácticas «discriminatorias» contra negros e hispanos en la concesión de préstamos hipotecarios, informó hoy el Departamento de Justicia.

Durante una rueda de prensa, los secretarios de Justicia, Eric Holder, y de Vivienda, Shawn Donovan, indicaron que el acuerdo con Countrywide, una división de Bank Of America, es el mayor acuerdo de la historia en el área de préstamos hipotecarios residenciales.

El acuerdo obedece a las acusaciones de que el banco discriminó contra más de 200.000 clientes negros e hispanos al conceder sus préstamos.

«El acuerdo provee 335 millones de dólares para resarcir a las víctimas de la discriminación por parte de Countrywide durante el período en que Countrywide era una de las principales instituciones de préstamos hipotecarios de la nación y generó más de cuatro millones de préstamos hipotecarios residenciales», dijo Holder.

Según las autoridades, entre 2004 y 2008 el banco incurrió en un «amplio patrón o práctica de discriminación» contra clientes negros e hispanos que solicitaban préstamos hipotecarios, a quienes les cobraba más intereses debido a su origen racial o étnico.

Holder señaló que, durante una investigación realizada antes de que Bank of America adquiriera Countrywide en 2008, el Departamento de Justicia descubrió prácticas de discriminación en más de 180 áreas geográficas en 41 estados y en el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense.

Debido a esas prácticas de discriminación, que también incluyeron extensas violaciones a las leyes federales que rigen los sectores de vivienda y concesión de crédito, a los clientes negros e hispanos se les cobraban tasas de intereses más altos «solamente por su raza u origen nacional», dijo Holder.

Según las autoridades, en algunos casos aun cuando los clientes cumplían los requisitos para recibir los préstamos con las condiciones más favorables, el banco les otorgaba créditos de interés elevado.

Bank of America, con sede en Charlotte (Carolina del Norte) adquirió Countrywide, que se especializaba en hipotecas con intereses altos para clientes con mal historial de crédito, durante la crisis financiera de 2008.