Llegan los temidos piojos. Aprende cómo detectar las liendres, cómo conseguir eliminar estos pequeños parásitos y cómo prevenirlos.

Piojos: ¿qué son?

• Sobre todo, se debe decir que el piojo es un insecto que no tiene alas y se alimenta se sangre humana.

• Vive de uno a dos meses y pone de 100 a 300 huevos (llamados liendres), que son de color gris perla y que se fijan gradualmente al cabello. Lejos del cuerpo humano, los piojos sólo sobreviven unos dos o tres días.

• Los piojos prefieren las cabezas y el cabello de los niños y, a través de ellas, entran en casa y se difunden entre los miembros de la familia.

Piojos: Cómo saber si tiene

Aunque el niño se rasque la cabeza con insistencia, esto no es señal inequívoca de que tenga piojos. Si, por el contrario, aparecen pequeñas costritas en el cuello o se dilatan los linfonodos, entonces sí que se puede sospechar su existencia.

Además, los piojos dejan una huella importante, que delata su presencia: los huevos (o liendres), que tienen el aspecto de pequeñas masas de color plata, y que se localizan sobre el tallo del cabello.

A primera vista, los huevos se pueden confundir con caspa, pero es suficiente con mover ligeramente los cabellos, para eliminar cualquier posible duda: la caspa se separa, mientras que los huevos de piojo permanecen sujetos.

Cómo prevnirlos

Para reducir el riesgo de contagio, son suficientes unos pocos consejos:

• Controla el cabello de tu hijo. Una vez a la semana, examina el área de la nuca y la zona de detrás de las orejas, para asegurarte que no haya huevos.

• Péinale frecuentemente, porque esto ayuda a eliminar los posibles huevos antes de que se abran.

• Presta atención y procura que el niño no intercambie con otros niños objetos personales, como el peine, la toalla o la bufanda.

Cómo se eliminan

Al tratamiento médico, siempre le debe acompañar la eliminación de los huevos, hecha con la ayuda de un peine de púas muy juntas (existen algunos específicos para este fin). Es importante pasar el peine cuando el cabello esté mojado durante, al menos, 15 o 20 minutos, y se debe repetir cada tres o cuatro días durante varias semanas.

Asimismo, los piojos y sus huevos deben ser atacados con productos adecuados, que los eliminan en uno o dos días, como máximo. En el mercado, podemos encontrar preparados basados en sustancias antiparasitarias:

• El más usado es a aquél que contiene permetrina, que no se debe emplear en niños de menos de seis meses. Se debe volver a utilizar al cabo de una o dos semanas.

También existen los remedios caseros, que pueden resultar muy eficaces. Sobre todo, se aconseja:

• Masajear el cuero cabelludo con aceite de tomillo, o bien con aceite de lavanda, y poner al niño un gorro de algodón para dormir.

• Friccionar el cuero cabelludo con una infusión de tomillo muy concentrada, a la que se le debe añadir vinagre. También, en este caso, el niño debe dormir con un gorro de algodón.

Para optimizar el efecto de estos remedios, es importante pasar todos los días un peine de púas muy finas y juntas por el cabello del niño.También es muy útil utilizar vinagre para efectuar el último aclarado después del champú.

  • Cuidado: el aclarado con vinagre se debe evitar si se ha utilizado antes un champú medicamentoso, porque podría atenuar su efecto.