Redacción, EE.UU., 22 dic (EFE).- La racha perdedora que tuvieron que soportar los Colts de Indianápolis, nada menos que 13 derrotas consecutivas, había llegado a su final el pasado domingo, y lo que no se esperaban era que cuatro días después iban a conseguir el segundo triunfo seguido al ganar por 19-16 a los Texans de Houston.

El receptor abierto Reggie Wayne fue el héroe del partido al atrapar un pase de anotación de una yarda que le envió el mariscal de campo Dan Orlovsky con sólo 19 segundos para que concluyese el tiempo reglamentario del partido adelantado de la decimosexta semana de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL).

La acción de Wayne iba a permitir la primera y definitiva ventaja que tuvieron el partido los Colts (2-13), que ganaron el segundo partido consecutivo por primera vez en la temporada y además contra equipos rivales de la misma división.

El pasado domingo se impusieron contra todos los pronósticos a los Titans de Tennessee (27-13) para romper la racha perdedora que los había convertido en el único equipo que faltaba por conseguir la victoria en la NFL.

Además, Orlovsky también disfrutó de manera especial del triunfo al ser la primera vez que lograba dos consecutivos como titular en la NFL después de haber perdido nueve seguidos.

Orlovsky completó 23 de 41 pases para 244 yardas, hizo un envío de anotación, no le interceptaron ningún balón y dejó en 81,8 su índice pasador.

Los Texans (10-5) confirmaron las debilidades que tienen en la dirección del juego y aunque ya están clasificados para la fase final de la NFL al ser campeones de la División Sur de la Conferencia Americana (AFC), tendrán que mejorar en su rendimiento si quieren superar la primera ronda de los «playoffs».

El equipo de Houston no demostró que está listo para la fase final al llegar muy cerca de la zona de anotación en dos ocasiones, pero se tuvieron que conformar con sendos goles de campo.

Los Texans tampoco convirtieron en tercer down sino hasta finales del último cuarto, cuando se vio favorecido por un rebote, además que su ofensiva terrestre fue anulada en la parte final del encuentro, y su defensiva ayudó a los Colts, con tres castigos durante la serie de ataque que estableció la diferencia.

La derrota dejó a los Texans con marca de 0-10 en sus visitas a Indianápolis, donde hasta han sido incapaces de conseguir la victoria.

El corredor Arian Foster realizó 23 acarreos para 158 yardas, y en la tercera jugada del encuentro anotó el único touchdown de los Texans, que no iba a ser suficiente a la hora de evitar la derrota.

La dirección del ataque de los Texans volvió a ser responsabilidad del mariscal de campo novato T.J.Yates que completó 13 de 16 pases para 132 yardas, se quedó sin envíos de anotación y tampoco permitió interceptaciones, dejando en 101 su índice pasador.

¡No se quede fuera!

Manténgase informado; reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.