Fui a casa de mis padres para celebrar la noche buena y saborear el delicioso pernil que mi mamá prepara junto con otros diez platillos acompañantes. Llegué muriéndome de hambre. Mientras disfrutaba del delicioso manjar, comenté: “Me fascina esta época… lo único malo de la temporada navideña es que me hace engordar!”

Mi madre, con mucha sabiduría respondió: “Si engordas, no puedes echarle la culpa a la noche buena, la despedida del año, o a los Reyes Magos, la culpa es tuya por comer tanto durante estas fiestas.” Su observación me hizo reflexionar, porque la última vez que me fui de crucero por siete días, comí descontroladamente y luego dije: “Por culpa de este de crucero aumenté”.

Culpamos la ocasión en vez de culpar nuestro comportamiento. Realmente la razón por la que alguien sube de peso en ocasiones especiales como lo es la época navideña o un crucero, es porque no se preparan sicológicamente para evitar las tentaciones.

En vez de programarse mentalmente para tener fuerza de voluntad, se programan para comer fuera de control. Inconscientemente dicen: “esta época es para comer, disfrutar y hacer desarreglos”

Antes de que llegue una ocasión tentadora, prepárate sicológicamente para tener control. Sigue estos consejitos que personalmente estoy poniendo en práctica durante este tiempo de celebración.

1) Escribe en un papel tu compromiso de no ganar peso en este periodo navideño y léelo todas las mañanas al levantarte.

2) Antes de ir a una reunión, cierra los ojos y visualízate teniendo control de ti mismo, comiendo porciones pequeñas y saludables.

3) No cometas el error de abstenerte todo el día sin comer. Ingiere algo antes de llegar a la fiesta. Ej. fruta, yogurt de dieta etc…

4) Al llegar, antes de socializar, toma 2 vasos de agua fría con limón y sorprendentemente controlarás tu apetito.

5) Durante las festividades, pésate todos los días. Los expertos aseguran que las personas que se suben a la balanza diariamente en esta época, ganan menos peso.

Hay estudios que muestran que las personas ganan un promedio de cinco a siete libras desde los finales de noviembre hasta la primera semana de enero. Sin embrago, este año no tienes que formar parte de esas estadísticas si te lo propones.

Para más motivación: www.MariaMarin.com