Los Ángeles, 28 dic (EFE).- El californiano Jordan Romero celebró la navidad en la cúspide de la Antártida, con lo que a sus quince años ha completado la meta de escalar las cimas de las montañas más altas de cada continente.

«En vísperas de navidad llegamos al punto más alto del macizo Vinson en la Antártida con lo que hemos completado el sueño que tuve a los 9 años de escalar las siete cumbres más altas de cada continente», dijo a Efe Jordan, a través de un teléfono satelital.

«Es un sentimiento agradable el que sentí a 4.800 metros de altura que tiene el Vinson, porque he completado una meta en la que comencé a trabajar desde hace seis años», explicó desde el puesto de investigaciones científicas «Union Glacier» donde espera un avión que lo lleve a Punta Arenas, Chile.

El joven siempre está acompañado en los ascensos por su padre, Paul Romero y su madrastra, Karen Lundgren, a quienes a la edad de 9 años después de ver una pintura con las «Siete Cumbres del Mundo» los convenció para escalar cada lugar en todos los continentes.

Jordan rompió su primer récord mundial al ser el primer joven de 10 años en llegar, el 22 de julio de 2006, a la cúspide del monte Kilimanjaro, la cima más alta en África; en abril de 2007 escaló el monte Kosciuszko en Australia.

Otros récords mundiales los batió con una década de existencia, como el del 11 de julio de 2007 cuando llegó a la cúspide del monte Elbrus en Rusia, la cima más alta de Europa; y el 30 de diciembre de 2007 levantó los brazos en señal de victoria en la punta del monte argentino de Aconcagua, el más alto de Suramérica.

«Llegar a la cima de esos volcanes y montañas es bien chévere; pero a mí lo que me gusta es el reto de poder llegar, no es romper récords mundiales», indicó Jordan.

«Mi familia no es gente rica, mi papá es paramédico; pero hay tres empresas de ropa y aparatos ópticos para la nieve que son nuestros patrocinadores», reveló.

El joven a la edad de 11 años, el 18 de junio de 2008, coronó el monte McKinley (Denali), ubicado en Alaska y la cima más alta de Norteamérica.

Otro récord mundial lo estableció el 1 de septiembre de 2009 cuando a los 11 años llegó a la punta de la pirámide Carstensz, el pico más alto de Oceanía, y el 22 de mayo de 2010 rompió otra marca mundial al conquistar a los 13 años la cima del monte Everest en el Tíbet, Asia.

«Haber estado en la punta del Everest es haber estado en la cima del mundo», dijo Jordan.

«Haber escalado el Everest solamente con 13 años fue algo realmente chiflado, porque el clima allá arriba es impredecible y hacen unos vientos muy fuertes», describió.

Paul Romero, el padre de Jordan, dijo a Efe que es increíble que su único hijo desde temprana edad se fijó una gran meta en la que con la ayuda de sus amigos y patrocinadores completarla solamente le ha tomado seis años de su vida.

«Para ello se necesita tener una actitud que incluso muchos adultos no tienen, que es consistencia y compromiso, porque es un largo camino en el que se requiere bastante resistencia física», explicó Paul, de 42 años.

«Mi hijo tiene habilidades que no son comunes, hemos descubierto que es un buen orador motivacional y aconseja a los estudiantes que hagan ejercicios y que coman alimentos saludables», reveló el mexicoamericano.

Los chicos de la localidad de Big Bear, en California, donde residen los Romero y sus padres han formado el club «7 Summits of Big Bear» en el cual hay inscritas como 200 personas quienes hacen fiestas de tacos para recaudar fondos cada vez que Jordan prepara otro ascenso.

Clay Abney, encargado de prensa de Jordan Romero, dijo a Efe que el adolescente y sus padres ha escalado ocho montañas que se incluyen en las «Siete Cumbres» o siete picos más altos en todos los continentes del mundo.

«Los picos más altos de la tierra tienen más de 8.000 metros de altura y en uno de esos Jordan batió récord mundial a los 13 años al escalar el Everest», finalizó.