Washington, 3 ene (EFE).- Los latinos han dejado una marca indeleble en la historia de Estados Unidos y, frente a la ola anti-inmigrante en algunos sectores del país, es hora de «contar bien su historia» y honrar su legado, afirmó hoy Midy Aponte, directora interina del «American Latino Heritage Fund».

«No vamos a entrar en política porque esa no es mi labor pero por supuesto que, como un tambor que repica, podemos realzar todo lo positivo y las contribuciones de los latinos a través de toda la historia de EEUU, no sólo en este momento sino desde su fundación como país», dijo Aponte en entrevista con Efe.

Aponte, de 34 años y de origen cubanoamericano, fue designada a principios de diciembre como directora ejecutiva interina del «American Latino Heritage Fund», un fondo creado en 2011 por el secretario del Interior, Ken Salazar, con el propósito de honrar y preservar «la historia completa» de los latinos en este país.

«Somos una fuerza que no puede ser descartada. Tenemos que contar nuestras historias y elevarlas, enseñar a nuestros niños nuestras contribuciones, y nunca permitir que sean silenciadas», afirmó Aponte, presidenta y principal ejecutiva de la agencia de relaciones públicas Sánchez Ricardo.

Como pionera en este campo, Aponte afronta este año la ingente labor de sentar los cimientos del Fondo, sus propósitos y programas, y sus alianzas con toda clase de entidades públicas y privadas. Todo esto sin un sólo céntimo del Congreso de Estados Unidos.

Por ello, otro de sus grandes retos al frente del grupo será recabar un total de 2,5 millones de dólares en los próximos tres años.

Es una meta que no le asusta porque, según afirmó, «hemos tenido una acogida muy positiva», gracias al apoyo de celebridades como el productor cubanoamericano Emilio Estefan.

«Este es nuestro momento. Asistimos a un cambio en la sociedad, donde cada vez más se entiende la importancia y el impacto de los latinos en Estados Unidos… es el momento oportuno para honrar estas contribuciones, especialmente ahora que entramos en un año electoral», señaló Aponte.

Según datos del Censo de 2010, los hispanos numeran 50,5 millones de personas o 16,3 por ciento de la población nacional, y son la minoría de mayor crecimiento en EEUU.

Los latinos conforman además un creciente porcentaje de la población en las escuelas públicas del país -hay 17,1 millones de latinos menores de 17 años-, pero los libros de texto aún no reflejan de forma fidedigna la presencia latina de más de 400 años en América del Norte.

Muy pocos saben, por ejemplo, que los latinos jugaron un papel importante en la Independencia de EEUU o que más de 20.000 hispanos lucharon en la Guerra Civil (1861-1865) del país.

Aunque no prevé trabajar directamente con el sistema escolar público para integrar las historias de los latinos en un plan de estudios, Aponte sí considera que se puede comenzar a «abonar» el camino compartiéndolas con los jóvenes.

En ese sentido, Aponte reflexiona sobre las lecciones, luchas y experiencias de fallecidos líderes afroamericanos como Rosa Parks, Martin Luther King o Malcom X, para transmitir el orgullo a futuras generaciones.

Entre sus ideas figura el abrir becas para grupos comunitarios que, a su vez, sean los que eduquen a los jóvenes sobre su gran acervo cultural.

El «American Latino Heritage Fund» también se propone ampliar el número de sitios históricos latinos dentro del sistema de parques nacionales en Estados Unidos, que incluye a cerca de 400 parques.

Según Aponte, en la actualidad menos del 3 por ciento del registro nacional de lugares históricos de EEUU está destinado a los sitios con carácter «latino».

Hoy mismo, Salazar designó Trujillo Homesteads, un asentamiento colonial latino en el Valle San Luis en Colorado, como un sitio histórico nacional.

Ese asentamiento abrió un capítulo importante en la forja del Oeste de Estados Unidos y, según recordó Salazar en un comunicado, «marcó la expansión en el extremo norte» de la frontera colonial hispana en la región.

Aponte no está involucrada en la creación del primer museo latino en el «Mall» de Washington, pero considera que es parte importante de la labor de grupos como el suyo para destacar las contribuciones cívicas, económicas y culturales de los latinos en Estados Unidos.

Son contribuciones que, en años recientes, se han visto oscurecidas por grupos ultraconservadores que ven una amenaza en cada latino.

«Al honrar nuestras contribuciones, cambiamos la dinámica y las percepciones sobre los latinos, y cambiamos el tono de este diálogo nacional», aseguró.

La labor de Aponte parece estar guiada por un viejo refrán: «no puedes saber hacia dónde te diriges si no sabes de dónde has venido». EFE