Las cejas son mucho más que una barrera que impide que el sudor o el agua llegue a nuestros ojos. Las cejas enmarcan nuestra mirada y dan carácter al rostro. Unas cejas cuidadas pueden intensificar tu mirada, mientras que si las llevas descuidadas pueden producir una sensación desagradable. Antes de empezar con los consejos para la depilación de cejas, echarle un ojo a estos consejos para depilarse sin dolor.

• Debemos respetar el grosor y forma de la ceja. con la depilación intentamos mejorar nuestra ceja, no cambiarla.

• A no ser que sea muy necesario, no depiles la parte superior de la ceja, ya que queda un resultado muy femenino. Puedes retirar algún pelo rebelde que esté fuera de su sitio, pero lo suyo es atacar el entrecejo y la parte inferior de la ceja.

• Recuerda que queda más bonita una ceja natural aunque poblada, que una ceja excesivamente depilada. Si nos pasamos depilando quedará un resultado muy artificial, y en lugar de dar fuerza a nuestra mirada, las cejas pasarán a ser el centro de atención de nuestro rostro.

• Mientras vas retocando las cejas conviene que vayas mirándote al espejo para asegurarte de que estás consiguiendo el efecto que buscas.

• Cuando termines aplica un algodón con tónico para pieles sensibles o emplea alguna crema con aloe vera sobre la zona para calmarla.