Nueva York, 4 ene (EFE).- Un grupo de latinas se alistan, bajo el nombre de Madres por Obama, para trabajar en Nueva Jersey con miras a la reelección del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y candidatos al Congreso, en los comicios del próximo noviembre.

«Creo que es súper importante que las mujeres entren a la política, que se eduquen y tengamos voz propia», dijo hoy a Efe Kimi Wei, quien fundó el grupo de trabajo de mujeres, tanto profesionales como amas de casa.

«Las mujeres nos preocupamos por toda nuestra familia y no somos correspondidas igual que los hombres. Creo que podemos ayudar a educar a toda nuestra familia y comunidades», afirmó en español Wei, de padre chino y madre israelí, pero vinculada a la comunidad latina por dos décadas, en la que dice ha encontrado apoyo.

Madres por Obama ha comenzado a caminar y tras sus primeras tres reuniones ya cuenta con un grupo de mujeres interesadas en trabajar con la comunidad latina para llevar su voto a las urnas, explicó Wei, quien organiza el grupo en el norte de Nueva Jersey aunque dice estar dispuesta a «ir a cualquier parte».

Wei, profesional y madre de dos varones, destacó que Obama logró que se reformara el sistema sanitario del país por primera vez en seis décadas así como los préstamos estudiantiles, en el mayor cambio a la financiación de educación superior en el país en 35 años, dejándolos en manos del Gobierno y no de los bancos.

«Creo que Obama está intentando alinear el país para que aporte más al ciudadano común y corrigiendo lo malo que hizo su antecesor, George Bush», agregó.

«Lamentablemente sé que tiene un perfil muy malo con las deportaciones, que se han deportado más inmigrantes que con otros presientes, pero lo está corrigiendo porque ha visto que no puede dejar que eso continúe», destacó Wei, quien por otro lado será la portavoz de la campaña de Obama para la comunidad latina en los condados de Essex, Bergen y Passaic.

Pese a ello, de acuerdo con Mei, los latinos apoyarán la reelección de Obama, de quien dijo no ha podido cumplir con promesas, como la reforma migratoria, porque no cuenta con el apoyo del Congreso, dominado por los republicanos.

«Hace dos años, cuando tuvimos que salir a votar por los congresistas que Obama necesitaba para apoyarlo, no lo hicimos y los republicanos se han apoderado del Congreso y le han hecho la vida miserable. No han apoyado medidas que beneficien al pueblo», opinó.

Explicó que por esas razones Madres por Obama trabajará directamente con la comunidad hispana inscribiendo electores, corrigiendo direcciones de quienes hayan cambiado de residencia, educándolos sobre sus derecho a votar por correo, «y contestándoles todas las preguntas que tengan» sobre el Presidente.

Agregó que cuentan con material en español y que también se proponen llamar a los electores latinos para que salgan a votar en los comicios generales en noviembre.

Indicó que ya cuentan con la página web madresporobama.org a través de la cual podrán contactar la organización o comunicarse con ella a través de las redes sociales.

La peruana Rosa Flores, radicada hace 22 años en Estados Unidos y que trabaja en el sector de bienes raíces, se unió al movimiento de las madres «porque soy demócrata y porque me fascinó Obama desde el comienzo. Estoy leyendo su historia, es un hombre inteligente, pero no puede reparar en cuatro años los ocho años de Bush, que dejó a este país en al quiebra».

Para Flores, Obama debe ganar la reelección porque no considera que los republicanos «están capacitados para volver a dirigir el país».

Destacó que Madres por Obama va a incentivar a los hispanos para que participen en la política e hizo hincapié que el trabajo será directamente con la comunidad y que no se involucrarán en la campaña partidista.

«Esperamos que el grupo crezca. Estamos tratando de encargarnos cada una de diferentes aspectos» de ese trabajo, agregó.

Flores también se mostró confiada que el tema migratorio no afectará a Obama para lograr la reelección.

«Eso se va a dar, estoy segura. No se ha logrado por el desdén de los republicanos y de algunos demócratas con corazón republicano. No vamos a echarle toda la culpa al Presidente», afirmó.

«Queremos que Obama termine el trabajo que empezó», reiteró.