Washington, 6 ene (EFE).- El índice de desempleo entre los hispanos de Estados Unidos disminuyó tres décimas en diciembre y se ubicó en el 11 %, el más bajo desde enero de 2009, informó hoy el Departamento de Trabajo.

El mes pasado, entre una fuerza laboral hispana de 23,27 millones de personas había 2,571 millones de desempleados, de acuerdo con las cifras oficiales.

El índice general de desempleo disminuyó dos décimas en diciembre y quedó en el 8,5 %, el más bajo en casi tres años, y la economía ha creado más de 1,36 millones de empleos en cuatro meses, según el Gobierno.

«Mes a mes, industria por industria y estado por estado, el mercado laboral estadounidense se ha fortalecido en 2011», afirmó la secretaria de Trabajo, Hilda Solís, con datos positivos para la campaña de reelección del presidente Barack Obama.

Durante todo el año pasado el sector privado tuvo una ganancia neta de casi dos millones de empleos, y el índice de desempleo ha bajado en 45 Estados y el Distrito de Columbia, al tiempo que 14 de 19 sectores de la economía dieron cuenta de una disminución en los despidos durante 2011.

En diciembre, al cumplirse cuatro años del comienzo de la recesión más profunda y prolongada de EE.UU. en casi ocho décadas, la economía tuvo una ganancia neta de unos 200.000 puestos de trabajo, de los cuales 212.000 corresponden al sector privado.

Durante diciembre el promedio semanal de solicitudes del subsidio por desempleo estuvo por debajo de 400.000 trámites, y ésta fue la primera vez que eso ha ocurrido desde junio de 2008. Los economistas consideran que menos de 400.000 solicitudes semanales son evidencia de un mercado laboral que empieza a reducir el desempleo.

Con estos datos el contingente de personas clasificadas oficialmente como desempleadas ha disminuido en 825.000 desde septiembre y el mes pasado sumaba casi 14 millones.

Si a ello se suman las personas que tienen que conformarse con un empleo de tiempo parcial -sin beneficios como vacaciones pagadas o seguro de salud- ha disminuido en 700.000 en los últimos cuatro meses.

Si se cuentan a tales empleados a tiempo parcial y las personas que, desalentadas por las condiciones laborales abandonan la búsqueda de empleo y por lo tanto desaparecen de la fuerza laboral sobre la cual se calcula el índice oficial de desempleo, la tasa de desempleo real ha bajado del 16,2 % en agosto al 15,2 % en diciembre.

Solís afirmó que, con la conducción económica del gobierno de Obama, Estados Unidos ha tenido una ganancia neta de «más de 3,2 millones de empleo en 22 meses consecutivos de crecimiento en el sector privado».

A pesar de las cifras positivas con que cerró el año, el desempleo a largo plazo es la realidad para millones de personas y los salarios reales están a la zaga de la inflación.

Las ganancias en empleo registradas desde agosto han beneficiado, principalmente, a los hombres adultos -que a su vez fueron los que más empleos perdieron durante la recesión- mientras que el índice de desempleo entre las mujeres subió del 7,8 % en noviembre al 7,9 % en diciembre.

El índice de desempleo entre los negros subió del 15,5% en noviembre al 15,8 % en diciembre, y entre los adolescentes sigue estando por encima del 23 %.

En noviembre cuando el índice de desempleo bajó tres décimas al 8,7 % muchos analistas señalaron que, en buena medida, esa reducción reflejaba el alto número de personas que había abandonado la fuerza laboral, 315.000 según los datos del Departamento de Trabajo.

En diciembre la fuerza laboral disminuyó en apenas 50.000 personas.

En diciembre el sector fabril añadió 23.000 puestos de trabajo, el de cuidados de salud agregó 22.600 y el de la construcción 17.000.

Los gobiernos locales perdieron en diciembre 14.000 empleos en tanto que el Gobierno federal añadió 2.000 puestos de trabajo.EFE