San Diego, 10 ene (EFE).- Al menos un millón de inmigrantes indocumentados en California verían reducidos sus riesgos de deportación si la propuesta del grupo Acta por la Oportunidad y Prosperidad de California (COPA) tiene éxito y es incluida en un referendo para noviembre.

Esta propuesta del asambleísta demócrata Felipe Fuentes consiste en la aprobación de un programa de cinco años en el que aquellas personas que han vivido en el estado desde antes de 2008, sin tienen antecedentes penales, que hablan inglés y pagan impuestos, entrarían en una categoría de baja prioridad para deportaciones.

Pese a que la organización reconoce que el programa depende de que se establezca un acuerdo con el Gobierno federal, que es el que se encarga de aplicar las leyes de inmigración, indica que es importante que se reconozca a quienes participen en el programa piloto a fin de que no se les persiga y puedan trabajar legalmente.

«Hemos esperado quince años escribiendo cartas, marchando y visitando a nuestros representantes en Washington D.C. Aprobar COPA dará alivio y justicia a aquellos inmigrantes calificados en California hasta que en algún futuro se apruebe la reforma migratoria», señala el sitio web de los organizadores.

En California, a fin de ser aprobadas para participar en un referéndum, las propuestas deben de recolectar 504.760 firmas válidas, las cuales en este caso deberán de ser presentadas oficialmente en junio.

A fin de limitar las críticas de grupos conservadores, de acuerdo con el grupo que la propone, los requisitos de elegibilidad propuestos están basados en los elementos positivos de la ley de inmigración bipartidista aprobada por el presidente republicano Ronald Reagan en 1986.

De esta forma, la organización estima que hasta un 75 por ciento de la población indocumentada de California sería elegible para solicitar este estatus, lo que pondría al estado al frente de una ola nacional a favor de los inmigrantes.

Otro argumento que utilizan para defender la propuesta es que se estima que se generen al menos 325 millones de dólares más en impuestos en caso de que se pueda sacar a ese millón de personas de las sombras, lo cual es significativo en el contexto de la crisis fiscal que vive el estado.

Además del asambleísta Fuentes, la propuesta COPA ha recibido el apoyo del republicano John Cruz, exsecretario de nombramientos políticos del exgobernador Arnold Schwarzenegger, con lo que se busca destacar una posible coalición bipartidista en apoyo de la campaña.