Los Ángeles, 10 ene (EFE).- Ocho negocios de lavado de autos de California pagarán a sus trabajadores más de un millón de dólares por descansos para alimentación, tiempo trabajado, horas extras y otros pagos no realizados, anunció hoy la fiscal general del estado.

La fiscal Kamala D. Harris anunció hoy el acuerdo con las empresas de lavado de autos de las ciudades de Fair Oaks, Folsom, Irvine, Laguna Hills, Laguna Niguel, Santa Mónica, San Ramón y Venice para cancelar sumas adeudadas a empleados y extrabajadores.

Los pagos del acuerdo corresponden al salario mínimo legal, descansos obligatorios, horas extras y tiempo real trabajado entre otros. En octubre de 2010, luego de una investigación, la fiscalía entabló una demanda contra los ocho establecimientos y Dipu Haque Sikder, quien encabezaba el negocio.

Los investigadores entrevistaron a más de 80 trabajadores y encontraron que los negocios de lavado de autos, «rutinariamente negaron a los trabajadores el salario mínimo y las horas extras, no pagaron salarios adeudados a quienes renunciaron o fueron despedidos, negaron descansos y recesos para alimentación y crearon falsos registros de tiempo trabajado», informó la fiscalía.

Según la Campaña CLEAN Carwash, una coalición de cerca de 30 organizaciones de Los Angeles que cuenta con el apoyo del sindicato AFL-CIO, más del 85 % de los trabajadores de lavados de autos en California son hispanos y con frecuencia sufren abusos similares a los señalados hoy por la fiscalía.

El acuerdo de la fiscalía con las ocho empresas -que además deberán pagar 50.000 dólares en impuestos de empleo- establece un precedente importante para estos tipo de trabajadores, manifestó en un comunicado CLEAN Carwash, que en octubre logró el primer contrato sindical de este sector en California.