Servicios El Latino

editor@ellatino

SAN DIEGO.- El arresto del agente de la Patrulla Fronteriza de San Diego, Marcos Gerardo Manzano Jr., de 26 años, por ocultar a su padre indocumentado, Gerardo Manzano, refleja el hecho “de que nuestras políticas de inmigración están fuera de contacto con la realidad, de lo que es vivir en la frontera México-Estados Unidos”.

La anterior consideración la hizo Christian Ramírez, coordinador nacional de American Friends Service Committee San Diego.

Las declaraciones del activista se produjeron luego de que autoridades arrestaran al padre del agente fronterizo, Marcos Gerardo Manzano (padre), un inmigrante indocumentado al que se le atribuye récord criminal al haber sido deportado en dos ocasiones.

En enero del año pasado, un equipo de respuesta inmediata (SWAT, por sus siglas en inglés) descubrió drogas y a un indocumentado en un ‘bunker’ construido debajo de una losa de hormigón en el patio de la casa de Manzano (hijo),.

La vivienda se encuentra ubicada en la calle denominada ‘Shooting Star Drive’ en San Ysidro, donde supuestamente también trabajó su padre.

Manzano (hijo) fue arrestado el año pasado en la estación de la Patrulla Fronteriza de Imperial Beach y se encuentra acusado de ocultar a indocumentados en su casa, incluido su padre.

Pero de acuerdo con fuentes oficiales, como la asistente para la Procuraduría de Distrito, Tara McGrath, Marcos Gerardo Manzano (hijo) se encuentra actualmente en libertad condicional (al pagar una fianza de $75,000 dólares), y viaja frecuentemente a México para visitar a su novia.