El clima extremo durante el invierno podría afectar el funcionamiento y condición de tu motocicleta. Por ello es recomendable tomar algunas precauciones al guardar tu motocicleta para protegerla y asegurar que funcione perfectamente la próxima vez que la conduzcas.

Sigue estos 10 consejos para mantener tu motocicleta en las mejores condiciones posibles al guaradr durante el invierno:

  1. Cambia el aceite para evitar daños ocasionados por los contaminantes que suelen acumular.se No olvides volver a encender el motor para que circule el nuevo aceite.
  2. Considera reemplazar el refrigerante del motor y el líquido de frenos. Estos sistemas podrían fallar si entran en contacto con la humedad.
  3. Aplica aceite de motor a las bujías para evitar corrosión en los anillos y pistones.
  4. Mantén el tubo de escape seco agregando un poco de aceite. Procura tapar la entrada del tubo con bolsas de plástico o algún otro material impermeable para evitar que entre basura, polvo y humedad.
  5. Apaga la válvula de gasolina y deja el motor en funcionamiento hasta que se apague solo.
  6. Carga el máximo nivel de combustible para evitar que se acumule la humedad dentro del depósito de gasolina. Agrega algún aditivo para estabilizar el combustible.
  7. Asegúrate de que las llantas tengan la presión de aire correcta y que la motocicleta descanse en su caballete central. Debes rotar las llantas de vez en cuando para que el peso no descanse sobre la misma parte de la llanta durante todo el invierno. Si la moto no cuenta con caballete, procura levantarla con soportes de madera para que las llantas no estén en contacto con el suelo.
  8. Extrae la batería y conéctala a un cargador. Si te es posible encenderla por lo menos una vez al mes, puedes dejar la batería instalada y solamente desconectar el cable del contacto negativo. Almacénala a una temperatura superior a los 32º F.
  9. Lava y encera todas las partes pintadas y pule las superficies cromadas de la motocicleta. Esto ayudará a repelar la humedad.
  10. Guardar tu motocicleta en un lugar seco y con buena ventilación. Cúbrela con una lona o sábana de algodón. Evita cubrirla con algún material de plástico, puesto que éste tiende a retener la humedad.

Incluso cuando permanezca guardada, es importante proteger tu motocicleta. Para las situaciones inesperadas, lo mejor es contar con una buena póliza de seguro de motocicleta. Platica con tu agente de seguros hoy mismo para preguntar sobre las mejores coberturas para tu motocicleta.