Pepe, quien acabó con una cartulina amarilla que recibió de Muñiz Fernández en el minuto 17 por una entrada a Busquets, fue protagonista del Clásico al no poder sujetar a Puyol en el gol del empate (1-1) del FC Barcelona tras un córner lanzado por Xavi.

Los jugadores del FC Barcelona recriminaron además a Pepe por fingir una agresión de Cesc Fábregas al quejarse por un golpe en la cara que no recibió, según ofrecieron las cámaras de Canal Plus.