Los Ángeles, (EFE).- Santiago Pozo creció en España enamorado de las películas de Hollywood a donde se mudó hace tres décadas en la que tras un arduo trabajo fundó la empresa Arenas, que comercializa los filmes más taquilleros en español

«Mi papá tenía una tienda de abarrotes, una mantequería, entonces el cine del barrio le daba dos entradas gratis para ver las películas cada semana a cambio de dejar que mi padre dejase colgar un poster de las películas que tenía ese cine en esa semana», dijo Pozo.

«Por eso desde muy pequeño comencé a ir al cine y así me enamoré de esta industria y este arte», agregó el especialista en promocionar producciones fílmicas millonarias para el mercado hispano.

Nacido el 4 de noviembre de 1957 en Santo Domingo de la Calzada, provincia de Logroño, en La Rioja, Santiago Pozo Arenas emigró a Estados Unidos en 1983 para buscar empleo en Hollywood.

«La inmigración a EE.UU. para todo mundo es difícil», aseguró Pozo.

«Mi primer trabajo fue limpiando edificios y hasta que aprendí inglés, estudié cine en la universidad y encontré mi primer trabajo en la industria de cine la pasé duro», reveló.

Pozo, con una beca Fulbright, estudió el programa de producción cinematográfica Peter Stark en la Universidad del Sur de California (USC) y su formación universitaria le permitió realizar una pasantía en el área de comercialización de los Estudios Universal de Hollywood.

En 1985, por sugerencia suya, fue llevada una versión en español de la película «E.T.» de Steven Spielberg al teatro Orpheum del centro de Los Ángeles con llenos totales de la sala, ganándose así un puesto de planta como gerente de mercados especiales; luego se independizó.

«Arenas lleva 25 años enfocándose en Hollywood, en películas de Hollywood, y nos especializamos en el mercado hispano de Estados Unidos que son casi, entre legales e indocumentados, 60 millones de personas», señaló Pozo.

«En EE.UU., el segmento hispano de la población son los consumidores más importantes del país que más van al cine, comparado con los afroamericanos, los sajones o asiáticos, y los hispanos que trabajamos en mercadotecnia sabemos cómo comunicarnos con nuestra gente», indicó.

En Arenas, ubicada en el edificio donde fue la base inicial de la empresa de sonido para teatros Dolby, se crean o adaptan en español las campañas publicitarias para producciones fílmicas.

Desde su creación en 1988 la empresa de Pozo ha comercializado más de 300 películas en español entre las cuales se encuentran «El Capitán América», la saga «Toy Story», «Piratas del Caribe», «Transformers», «Star Trek», «Las Crónicas de Narnia», «Apocalypto» y «Harry Potter».

Las campañas de televisión en español más recientes son las de la película «Devil Inside» de la empresa Paramount que se encuentra en cines desde el pasado 6 de enero.

Otro filme es «La Ira de los Titanes», de Warner Brothers, que saldrá el 30 de marzo, una producción que para Pozo es como hacer un vehículo pensando en que le guste a los clientes del mundo, no solamente a los estadounidenses.

«No tiene sentido hacer películas sólo para un pequeño mercado o no hacer películas para el mundo», aseguró Pozo.

«Y para hacer películas para el mundo yo creo que sin dejar de perder sus valores culturales y su idiosincrasia personal, pues encontrar temas que sean universales», aconsejó.

La empresa de Pozo genera empleo para 27 personas, entre los cuales hay dos estadounidenses que aprenden español con el resto de los colegas con raíces en diversos países de habla hispana.

Entre sus ejecutivos se encuentran la colombiana Katherine Borda, directora de los departamentos de creatividad y producción; la salvadoreña Leyla Fletcher, vicepresidenta de comercialización y el cuaboestadounidense Sergio González, vicepresidente de publicidad y promociones.

Acerca del porqué el mundo acude más a los cines a ver producciones fílmicas creadas en inglés el especialista explicó.

«El problema del cine mexicano, no está en México, así como el problema del cine español no está en Madrid, el problema está aquí y se llama no tener distribución», aseguró.