Washington, 25 ene (EFE).- La Casa Blanca insistió hoy en que los republicanos son los que han bloqueado la reforma migratoria y que «la puerta sigue abierta» para negociar, aunque no precisó una estrategia legislativa para reabrir el diálogo.

Durante su tercer y último discurso anoche sobre el «Estado de la Unión» de su primer mandato, el presidente Barack Obama reiteró su compromiso con una reforma migratoria integral y señaló que el Congreso debería al menos aprobar el «Dream Act» para la legalización de estudiantes indocumentados.

La inmigración ha surgido como tema electoral y los dos principales aspirantes a la candidatura presidencial republicana, Mitt Romney y Newt Gingrich, han sugerido que apoyarían el «Dream Act» sólo si se otorga a los que se inscriban en las Fuerzas Armadas de EEUU.

Durante una conferencia telefónica con medios en español, la nueva directora del Consejo sobre Políticas Internas de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, afirmó que Obama está dispuesto a mantener un diálogo «con cualquiera en el Congreso» sobre el asunto.

Preguntada sobre si Obama aceptaría un acuerdo parcial, como el que sugieren Romney y Gingrich, Muñoz subrayó que Obama apoya la versión actual del «Dream Act», que permitiría la legalización de quienes entraron a EEUU antes de los 16 años, cumplen al menos dos años de universidad o se inscriben en las Fuerzas Armadas.

«No quiero adelantarme a una conversación legislativa que no ha comenzado. Si tenemos socios en el Congreso que estén dispuestos a tener un progreso en inmigración, definitivamente tendremos una conversación, pero el presidente ha dejado muy en claro su prioridad», afirmó Muñoz.

Ante el «bloqueo» en el Congreso, la labor de la Casa Blanca, según Muñoz, es, por un lado, continuar el diálogo con los sectores de la sociedad civil afines a la reforma y, por otro, «continuar aplicando las leyes que tenemos, con el entendimiento de que es una ley maltrecha».

En diciembre de 2010, cinco senadores demócratas se sumaron a los republicanos para impedir la votación definitiva del «Dream Act» en el Senado.

La iniciativa había sido aprobada en la Cámara de Representantes con 216 votos a favor y 198 en contra. De ese total, 160 republicanos votaron en contra y sólo ocho lo respaldaron.

La votación preliminar en el Senado fue de 55-41, cinco menos de los requeridos para avanzar a la votación definitiva.

Preguntada al respecto, Muñoz dijo que en los 25 años que lleva inmersa en el debate migratorio «aún no he visto un asunto de inmigración sobre el que el 100% de los demócratas estén de acuerdo». Agregó que de los once republicanos que apoyaban el «Dream Act», sólo tres lo respaldaron en esa ocasión.

Por otra parte, Muñoz defendió las medidas administrativas del Gobierno de Obama, como la revisión por parte del Departamento de Seguridad Nacional de 300.000 casos de personas en vías de deportación, para dar prioridad a la deportación de quienes representen un peligro para la seguridad.

En su discurso, Obama destacó el aumento en los agentes fronterizos y el descenso en las entradas ilegales en la frontera sur por lo que, a su juicio, quienes se oponen a una reforma «ya no tienen excusas».

«Pero si es la política electoral la que impide que el Congreso actúe en un plan integral, al menos pongámonos de acuerdo en cesar la expulsión de jóvenes responsables que quieren trabajar en nuestros laboratorios, lanzar negocios, defender este país», observó.

«Envíenme una ley que les dé la oportunidad de ganarse la ciudadanía. La firmaré de inmediato», puntualizó Obama, arrancando aplausos de los legisladores pro-reforma.

Según Edward Alden, analista del Consejo de Relaciones Exteriores, una reforma del sistema migratorio no es una meta «realista» dado el clima político actual en EEUU, pero será, de todas maneras, un asunto impostergable para el ganador de los comicios del próximo 6 de noviembre.

«Lo más probable es que requiera un nivel de liderazgo del presidente y del Congreso que no hemos visto en años. Es quizá esperar demasiado», dijo Alden en un vídeo de análisis electoral. EFE