San Diego, 15 feb (EFE).-La exasambleísta Lori Saldaña busca ocupar el escaño en el Congreso federal por el nuevo distrito 52 de California con una campaña basada en su trabajo en la educación, las causas medioambientales y la defensa de los inmigrantes.

Hija de Frank Saldaña, un exmarine que hizo carrera como reportero del San Diego Evening Tribune, Lori Saldaña creció en el vecindario de clase media de Clairemont, en San Diego, donde reside actualmente.

Los principales rivales de Saldaña son los republicanos Brian P. Bilbray, actual representante del Distrito 50, y John Stahl; además del demócrata Scott Peters, los cuales la han superado ampliamente en recaudación de fondos.

Según la ley estatal de elecciones primarias, que se efectuarán el 5 de junio, los dos candidatos con más votos sin distinción partidista se enfrentarán en la elección general del 6 de noviembre de este año.

Saldaña fue electa a la Asamblea estatal por primera vez en 2004, y reelecta dos veces, además de haber sido maestra en el Colegio Comunitario de San Diego, decana asociada del Colegio San Diego Mesa y considerada como una experta en calidad de agua.

«Los demócratas y republicanos tradicionales no saben qué hacer conmigo. No soy una latina tradicional, pues en lugar de participar con organizaciones establecidas dirigí el Sierra Club y crecí en el vecindario de clase media de Claremont», dijo Saldaña en entrevista con Efe, quien no obstante se mostró orgullosa de sus raíces mexicana y noruega por parte de madre, y panameña por parte de padre.

Su trabajo en la Asamblea estatal la llevó a patrocinar leyes para reducir los gases de efecto invernadero, hacer la energía solar más barata, y entrenar a pequeños negocios a fin de aprovechar oportunidades de desarrollo.

«Estuve casada con un oceanógrafo, así que por muchos años crucé hacia Ensenada todos los días, así que conozco las dinámicas transfronterizas», dijo Saldaña, quien cuenta con una licenciatura y maestría en educación por la Universidad Estatal de San Diego.

«Después de la universidad enseñé en el colegio comunitario, donde también administré las becas para el entrenamiento técnico de estudiantes por parte del Departamento del Trabajo. Debido a recortes de presupuesto, estas becas desaparecieron, lo que me hizo dar cuenta de la necesidad de hacer trabajo legislativo a fin de restaurarlas», dijo Saldaña.

Su distrito, que cuenta con cerca del 15 por ciento de población hispana, se enfrenta a retos principalmente asociados con el alto costo de la educación y la reducción de puestos de trabajo bien pagados, por lo que en caso de ganar el escaño, dijo, trabajará para remediar esta situación.

«Los republicanos nos acusan a los demócratas de querer aumentar impuestos y gastar, mientras ellos son de tomar prestado y gastar; nuestra posición es más responsable», consideró Saldaña.

Saldaña, quien se opone a los muros fronterizos por considerar que su costo millonario es ineficiente, dijo que es clave para la economía regional implementar una política de inmigración inteligente que reconozca las contribuciones que los inmigrantes indocumentados hacen a la economía local.

Asimismo señaló que cree en la posibilidad de que los indocumentados obtengan la ciudadanía si prueban que las únicas leyes que han violado son las de inmigración.

Saldaña recibió el espaldarazo de «Emily’s List», una organización política sin fines de lucro que apoya a candidatas demócratas.

«Esto demuestra mi popularidad entre las organizaciones de base demócratas y activistas. Es paradójico que los sectores tradicionales de mi partido, incluyendo a organizaciones hispanas, hayan apoyado a Peters. Sin embargo, creo que mi plataforma es la más progresista y la mejor calificada», dijo Saldaña.

«En mi última reelección, en 2010, obtuve más de 113.000 votos, lo que demuestra que puedo ganar en esta elección», señaló Saldaña, quien el 18 de febrero hará el lanzamiento oficial de su campaña.EFE