TIJUANA.- Armando Pérez Borjón, de 37 años, acusado del asesinato en octubre del año del pasado de Diana González, de 19 años, estudiante de San Diego City Collage (SDCC), fue finalmente arrestado por la policía municipal de Tijuana y se espera su extradición a esta ciudad.

Concepción González, madre de la infortunada estudiante, encaró al hombre y le gritó: ¿dime, por qué la mataste?.

El presunto homicida sólo observó en la oficina de la Dirección General de la policía municipal de Tijuana con apariencia de indiferencia, y a más con una mirada que parecía más de desafío, de intolerancia, lejana al arrepentimiento.

De acuerdo con el testimonio ofrecido por un reportero de un diario tijuanense de circulación regional, asistente al careo del acusado con los periodistas, la madre Concepción lo tomó del chaleco color naranja “y lo jaló hacia ella, los policías que lo custodiaban evitaron cualquier otro contacto”.

Ante el silencio de Pérez Borjón, luego arremetería César Solís, jefe de la Unidad de Investigaciones del Departamento de la Policía de San Diego. Sus preguntas serían directas: ¿te estoy hablando? ¿tu hijo no te dolió” (en alusión al bebé llevaba en su vientre). La respuesta fue la misma, el silencio.

La madre señalaría después estar consciente de que el arresto del hombre, quien permaneció durante 1 año 4 meses en algún domicilio de la vecina ciudad de Tijuana, no curaba su dolor ni las heridas emocionales provocada por la pérdida de su hija, pero dijo que este hombre “estaba donde debería estar”

Como se recuerda, Diana González, fue asesinada con arma de fuego a principios de octubre del 2010, en un baño de San Diego City College y la familia de la muchacha junto a las autoridades policiacas atribuyen su muerte a su exesposo Armando Pérez Borjón.

Aunque la policía de San Diego consideró entonces que los padres de la víctima, Concepción y José González “reportaron la desaparición de la víctima demasiado tarde”, estos indicaron entonces que detectives de la Procuraduría de Distrito de San Diego cometieron un grave error al haber arrestado, primero, y luego soltado al sospechoso.

Y eso fue precisamente lo que reclamaron los padres de Diana, familiares y amigos durante una manifestación realizada la tarde del 16 de diciembre del 2010, dos meses después de ocurrido el crimen. Los manifestantes llegarían entonces frente a las oficinas de la fiscalía, y sostendrían una reunión privada con su titular, la fiscal Bonnie Dumanis,

Pero los resultados continuaban impunes, y no fue sino gracias a la colaboración que la policía de enlace tiene con la de Tijuana, que se pudo confirmar como afirmativo la hipótesis que manejaba la familia de Diana: que Armando se encontraba en

aquella ciudad, y sólo tenía que trabajarse para lograr su aprehensión, lo que finalmente ocurrió.

El cuerpo sin vida de Diana (González) fue encontrado dentro de ls instalaciones del colegio local la tarde-noche del 12 de octubre del 2010, y ya se han iniciado los trámites para que se autorice su extradición a San Diego, con base en el tratado internacional de extradición firmado entre los gobiernos de Estados Unidos y México.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.