VISTA.- La mañana del lunes 27 de febrero se inició el juicio a Brendam Liam O’Rourke, un hombre de 42 años y el cual es acusado de disparar y herir a dos estudiantes.

El incidente se produjo el 8 de octubre del 2010 en Kelly Elementary School, de la ciudad de Carlsbad, y en la audiencia preeliminar O’Rourke alegó ser inocente a los siete cargos por ‘felony’ (delitos graves) que se formularon en su contra.

Entre estos delitos se cuentan “intento premeditado de asesinato hay asalto con arma de fuego” y autoridades recordaron que en este caso que provocó el pánico de la comunidad escolar O’Rourke se brincó la barda del plantel.

En la presentación de cargos por parte de la Fiscalía se recordó que este tipo llegó armado con un revólver .357 Ruger (con seis balas sin detonar en la recámara del arma), un recargador de velocidad, municiones extra, un tanque de propano, un bote con gas y cerillos.

Se le acusa de haber hecho al menos siete disparos en dirección de los niños y entrar al campus escolar con el plan de matar a tantos escolares como hubiera podido. Fue el empleado de construcción latino, Carlos Partida. quien persiguió y logró alcanzar al hombre entregándolo a la justicia.

Al testificar dijo que el agresor se miraba como loco y ‘desconectado’ de la realidad.

Las niñas heridas tienen entre 6 y 7 años de edad, y tuvieron lesiones de arma de fuego en los brazos.

Si Rourke es encontrado culpable, los jurados tendrán que decidir si se encontraba mentalmente sano al momento de los disparos.

Un héroe latino

El trabajador de construcción, Carlos Partida se convirtió en un héroe involuntario que no perdió el tiempo alguno al darse cuenta de que el sospechoso disparaba su arma de fuego en contra de unos niños.

El dijo que el hombre parecía estar recargando su arma cuando contuvo al hombre tirándolo al suelo y sujetándolo para que no provocara daños mayores.

“Mi reacción fué mantenerlo lejos de los niños”, dijo mientras otros dos compañeros (trabajadores del ramo de la construcción), mantuvieron inmovilizado al hombre en tanto llegaba la policía.

Las dos niñas fueron atendidas en el Randy Children Hospital, resultando –por fortuna- con lesiones que no pusieron en riesgo su vida.

Cabe destacar que Carlos se encontraba –al momento de redactar la nota informative- rindiendo testimonio ante la Corte Superior de San Diego, ya que se considera como un testigo clave en el hecho.

Jorge Partida, hermano de Carlos y un entrenador de Aztecs de San Diego –se mostró orgulloso de la valerosa acción que su hermano tuvo con los otros dos trabajadores, los cuales fueron objeto de un sentido reconocimiento público.

Servicios El Latino

ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.