SAN DIEGO.- El Concilio de la Ciudad de San Diego “recomendó un aumento del doble en los sueldos del alcalde y los regidores de San Diego”.

“Ellos no han tenido un aumento de salarios desde hace nueve años”, argumentó Robert Ottilie, presidente de la Comisión de Autorización de Salarios (Salary Setting Commission).

La comisión referida está proponiendo que el alcalde reciba ahora $235,000 dólares anuales y los 8 miembros del concilio se les pague $175 mil, a partir del 1 de julio de este año, con el inicio del nuevo ejercicio fiscal.

En la actualidad, el alcalde de San Diego percibe $100,464 dólares anuales mientras a los concejales se les paga $75,000.

“Nosotros encontramos que los niveles salariales del alcalde de San Diego y los miembros del Concilio de la Ciudad están por debajo de los niveles de compensación para posiciones equivalentes en el sector privado y los niveles requeridos para atraer candidatos experimentados y bien calificados”, aseguró Otillie en un memorándum enviado al personal.

Y precisa en el escrito: “además, los actuales niveles salariales colocan al Alcalde y los miembros del Concilio de la Ciudad por abajo de un gran porcentaje de trabajadores de la ciudad, la mayoría de los cuales tienen menores obligaciones y responsabilidades”.

En efecto, de acuerdo con la nómina municipal, en el año 2010, 3,528 empleados de la ciudad recibieron un salario anual superior al que perciben los miembros del Concilio local.

Sin embargo, en otro memorándum, Ottilie dijo que él reconocía que la falta de apoyo público para que miembros del Concilio propongan aumento a sus propios salarios, y recomendó que en vez de que ellos voten por cambios en los métodos a la Carta de la Ciudad, los miembros podrían tener el poder para realizar cambios cuando ellos abandonen la oficina.

Ottilie dijo finalmente que en un panel integrado por siete miembros se reunieron durante seis ocasiones, pero sólo recibieron el apoyo de dos miembros del público y oficiales no electos. Los comisionados estudiaron salarios vigentes en ciudades del oeste comparables a San Diego y tomaron consideraciones como el alto costo de la vida, la inflación y las necesidades de atraer talentos individuales.

No obstante, los regidores consideraron en forma unánime que un aumento al doble en los salarios no es una buena idea.

Horacio Renteria

Ellatinoonline.com