San Diego (California), 13 mar (EFE).- La era del comprador hispano de vivienda por primera vez está a punto de comenzar, según el nuevo reporte del Estado de Posesión de Viviendas por Hispanos de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces.

El reporte de la NAHREP, dado a conocer esta semana, estima que los compradores hispanos representarán el 40 % del estimado 12 millones de nuevas viviendas en los próximos 10 años, y que se espera que su poder colectivo de compra aumente un 50 % para 2016.

«Pese a las pérdidas recientes sufridas por los hispanos durante la crisis de vivienda, las familias jóvenes que no estuvieron afectadas por los embargos o que no perdieron valor en viviendas compradas están listas para participar de este mercado y cuando lo hagan tendrán un impacto exponencial en las ventas», dijo en el reporte Carmen Mercado, presidenta de la asociación.

La organización destacó que cifras del Departamento del Trabajo demuestran que los hispanos cubrieron 1,4 de los 2,3 millones de trabajos añadidos a la economía en 2011, y que su participación en la adquisición de vivienda aumentó en 288.000 unidades en el tercer trimestre de 2011, lo que representa más de la mitad del crecimiento en este sector en el país.

Mientras que los líderes de bienes raíces hispanos reconocen que es un indicador de corto plazo, creen que es un ejemplo de las tendencias por venir pues los hispanos, en forma similar a la generación de la postguerra, hacen eco de la tendencia de pasar de rentar a ser dueños de vivienda, indicó el reporte.

Estos cambios deben de producir transformaciones en el sistema de financiación de vivienda nacional para acomodar el potencial de los compradores que ingresen al mercado desde ahora y hasta el 2020, creando productos hipotecarios asequibles y seguros, dijo el reporte.

«En años recientes, las noticias se han enfocado en los embargos y pérdida de riqueza entre la comunidad hispana. La historia que no se ha contado es su crecimiento, participación en la fuerza de trabajo, logros educacionales mayores y actitudes sobre la compra de viviendas que convertirán a los latinos en una fuerza mayor en la vivienda», dijo Mercado.

Según el reporte, elaborado por Alejandro Becerra, una combinación de fuerzas de crecimiento poblacional, consumo, trabajo y movilidad harán que los hispanos aumenten su presencia en el sector.

El informe destaca que la población hispana creció 3,5 veces desde 1980 hasta 2010. Además, los hispanos representaron el 50 por ciento de crecimiento en la economía de consumo de EE.UU. desde 2005 a 2008.

Además, la organización indica que los hispanos están dispuestos a mudarse donde haya trabajos disponibles, con influencia visible en Filadelfia, Phoenix, Indianápolis, Omaha, y Atlanta, entre otras áreas.

Finalmente, respecto a la educación, de 2009 a 2010 el número de hispanos jóvenes matriculados en la universidad creció en 349.000 personas en comparación con un retroceso de 320.000 personas entre los jóvenes blancos.

Otras recomendaciones incluidas en el informe son el mejorar el acceso a financiación hipotecaria asequible, no aumentar impuestos o nuevas cuotas en hipotecas, mayor diversidad de vendedores, reformas de inmigración y más educación financiera, entre otras.

De acuerdo con la asociación, el 57 % de los hispanos asocian la compra de una casa con el éxito personal frente a 33 % del resto de la población, lo que puede estar motivado por sus fuertes valores familiares y el número más grande de miembros en la familia.