La historia anecdótica revela que durate su servicio como enviado extranjero en Francia, Benjamín Franklin publicó anónimamente una carta (en 1784) en el que declaraba que los parisinos ahorraban velas levantándose más temprano, empleando así más luz solar..

La moderada sátira del creativo independentista estadounidense proponía, incluso, imponer un impuesto a las contraventanas, racionar las velas y despertar a los ciudadanos haciendo sonar las campanas de las iglesias y disparano cañones al amanecer, de acuerdo con su popular proverbio: “Early to bed and early to rise/Makes a man Healthy, Wealthy and wise” (Temprano a la cama y temprano al despertarse/vuelve al hombre saludable, rico y sabio”

“¡Se están acabando las velas!” es una expresión atribuida a Franklin, advirtiendo a sus paisanos sobre la importancia del ahorro de las mismas.

Aunque fue el talentoso Franklin el primero en proponerlo, a William Willet, sin embargo se reconoce el mérito de haber pensado –por primera vez- en el cambio de horario.

De hecho fue en el año de 1905 cuando el constructor inglés (William Willet) concibió el horario de verano durante un paseo a caballo previo al desayuno, cuando meditó acerca de ¿cuántos londinenses dormían durante la mejor parte de un día de verano?

Como era muy aficionado al golf, le disgustaba acortar su recorrido en el crepúsculo, y dos años más tarde publicó su propuesta, pero no fue sino hasta el 30 de abril de 1916, y fueron Alemania, sus aliados y zonas ocupadas los primeros países en emplear el horario de verano.

En Estados Unidos no se hizo sino dos años más tarde, en 1918.

¿Por qué el cambio de horario?

La razón era muy lógica y justificada: en verano los días son más largos que las noches, mientras en el invierno sucede exactamente lo opuesto. Y por tanto la principal razón del cambio de horario de verano es aprovechar mejor la luz del día.

Como sabemos, hay en la actualidad muchos aparatos eléctricos que usamos durante todo el día. No obstante, lo más común es que sólo enciendas las luces cuando ya no te alcanza con la luz natural.

Cabe recordar que la madrugada del domingo 11 de marzo cambió el horario (de invierno al de verano) en la región fronteriza, adelantando una hora el reloj, e igualando el horario prevaleciente en las ciudades fronterizas de Estados Unidos con México, y en este caso, de California y Baja California.