— Científicos de la Universidad de Taiwan, en China, aseguran que ir regularmente de compras puede ser beneficioso para la salud ya que, quienes acostumbran a ello, tienen una esperanza de vida mayor que aquellos que lo hacen de forma esporádica.

— El fisioterapeuta José Santos, señala que “llenar un poco más las bolsas”, como recomiendan algunas tiendas, “va en contra de la correcta repartición del peso, ya que es mejor para la espalda cargar tres objetos de peso similar en cada mano, que llevar seis en una misma bolsa, cargada con un solo brazo”.

— El carrito del súper es uno de los grandes protagonistas de la moderna sociedad de consumo, pero este elemento tan inofensivo y habitual, pueden entrañar peligros potenciales para los más pequeños, según una serie de cuatro estudios publicados en la revista estadounidense “Pediatrics”.

Evite llenar las bolsas ecológicas del todo porque a menudo permiten llevar demasiados kilos. Reparta equitativamente el peso de los productos que carga entre ambos brazos. Mantenga una postura erguida al empujar el carrito del supermercado, en lugar de inclinarse y apoyarse sobre este vehículo.

Son algunos de los consejos y precauciones que deben aplicarse para que las compras no sólo permitan ahorrar algún tiempo y dinero -si se hacen con sentido común y siguiendo las recomendaciones de las asociaciones de consumidores- sino también para ahorrarse alguna lesión o visita al médico.

Científicos de la Universidad de Taiwan, en China, aseguran que ir regularmente de compras puede ser beneficioso para la salud ya que, quienes acostumbran a ello, tienen una esperanza de vida mayor que aquellos que lo hacen de forma esporádica.

Así se desprende de un estudio con cerca de 2.000 hombres y mujeres de más de 65 años, cuyos resultados mostraron que quienes van de compras habitualmente viven más que aquellos que compran como máximo una vez a la semana.

En concreto, según ha informado la BBC, quienes salen a comprar a diario tienen un 27 por ciento menos posibilidades de morir que aquellos que lo hacen de forma puntual.

«Se va de compras en gran medida por placer, ya que tiene potencial de aumentar el bienestar psicológico. En comparación con otros tipos de actividades, como practicar ejercicio, que requiere siempre un extra de motivación, la actividad de comprar es más fácil de asumir y mantener», según los autores del estudio.

Comprar involucra actividad física e interacción social con otros compradores y, dado que es una tarea bastante compleja, nos mantiene mentalmente activos», señalan los expertos.

Ya sea por placer, necesidad o distracción, al realizar nuestras compras habituales debemos seguir unas sencillas normas de seguridad, para disfrutarlas o al menos sobrellevarlas, y nunca tener que lamentarlas o sufrirlas.

El Colegio de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (España), CFCM, aconseja utilizar un carro, en lugar de bolsas de tela o ‘ecológicas’, normalmente preparadas para cargar mucho más peso del recomendable, unos cinco kilos por brazo.

PARA DISFRUTAR LA COMPRA SIN SUFRIRLA.

El fisioterapeuta José Santos, secretario del CFCM, señala que “llenar un poco más las bolsas”, como recomiendan algunas tiendas, “va en contra de la correcta repartición del peso, ya que es mejor para la espalda cargar tres objetos de peso similar en cada mano, que llevar seis en una misma bolsa, cargada con un solo brazo”.

Estos profesionales también desaconsejan usar las bolsas de tela, poliéster o lona, ya que “están preparadas para soportar entre 10 y 12 kilogramos de peso, una carga excesiva para cada brazo”.

Santos afirma que al cargar más de 5 kilos por brazo, “hacemos que nuestra columna cervical sufra, corriendo el riesgo de sufrir lesiones músculo-esqueléticas por el peso excesivo”.

Los fisioterapeutas recomiendan que cuando el total de la compra supere los 10 kilos, se utilice un carro diseñado, preferiblemente, para poder ser empujado con las dos manos (en lugar de para “tirar” de él).

No obstante, según Santos, “hay factores personales, como el estado muscular, si se padece alguna patología previa, la edad o la distancia durante la que se transporta la carga, que hacen que el peso que cada persona pueda cargar sin lesionarse varíe”.

Para evitar posibles lesiones músculo-esqueléticas, el CFCM también recomienda a los compradores, “flexionar las piernas, en lugar de doblar la espalda, para coger productos situados por debajo de nuestras rodillas, evitar levantar objetos pesados más allá de la altura del pecho”.

El carrito del súper es uno de los grandes protagonistas de la moderna sociedad de consumo, pero este elemento tan inofensivo y habitual, pueden entrañar peligros potenciales para los más pequeños, según una serie de cuatro estudios publicados en la revista estadounidense “Pediatrics”.

De acuerdo a los expertos, en 2005, en EE.UU. fueron tratados más de 20.000 niños en las salas de emergencias, debido a lesiones asociadas a los carritos de compra, sobre todo porque no estaban asegurados en el carrito de manera correcta, ha señalado el investigador principal, el doctor Gary Smith, del Hospital Infantil de Columbus, en Ohio.

Tomar unas simples medidas preventivas ayuda a evitar problemas a los niños de 5 años o menos. Para incrementar su seguridad, basta con comprobar que los pequeños permanezcan en el asiento de seguridad o estén asegurados de manera correcta, en el carrito del súper.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.