Madrid, 26 mar (EFE).- La actriz Jennifer Lawrence, nominada al Óscar por su escalofriante adolescente en «Winter’s Bone» (2010), protagoniza ahora «Los juegos del hambre», primera entrega de una nueva saga cinematográfica donde, según ella, se advierte sobre el presente y no de lo que será el futuro, donde se sitúa la historia.

«No creo que el mensaje de la película sea alertar sobre un futuro que se vaya a producir de esta manera, más bien veo que nos está examinando a nosotros ahora, qué es lo que pasa con los ‘realities’, con la televisión, y con el hecho de que la tragedia de otros sea tu entretenimiento», asevera.

«Y lo mismo con este Gobierno que controla a su gente manteniéndoles separados y débiles, y hambrientos, para que no se rebelen», dispara la joven actriz, absolutamente seria al responder a Efe: «Ya hemos visto cómo los jóvenes en Oriente Medio usan teléfonos móviles e internet para intentar derrocar a sus Gobiernos corruptos».

Si aquella adolescente de «Winter’s Bone» debía sobrevivir rodeada de hostilidad y en un entorno marcado por las drogas para proteger a su familia, esta joven Katniss protagonista de «Los juegos del hambre» debe ofrecerse voluntaria para evitar que su hermana sea obligada a luchar hasta morir.

«Tienen mucho en común -considera Lawrence-, las dos son adolescentes que se ven obligadas a dar un paso al frente para ocupar su lugar y hacer lo que tienen que hacer, aunque no les corresponda por su edad, por la supervivencia de su familia».

En «El Capitolio», el lugar en que la escritora Suzanne Collins ha convertido EEUU, estos «juegos del hambre» se convierten en un sádico espectáculo que siguen por televisión sus habitantes, que ofrendan obligatoriamente a sus hijos, cuyo único valor es recordar al resto que fueron y siguen dominados.

Se trata del primero de los tres libros de esta serie que se ha convertido en un éxito mundial, sobre todo entre los jóvenes, y que se sitúa en la línea de otras sagas imparables, como Harry Potter o «Crepúsculo».

Aclamada como «musa» del cine independiente, Lawrence participó en «X-Men: First Class» y en «El castor», ambas en 2011, pero ahora tendrá que bregar con el éxito apabullante de la película, que se estrena en España el 20 de abril y de la que habrá secuelas los próximos años.

Tras un comienzo tan espectacular como inesperado, el filem ha recaudado el primer fin de semana de exhibición en cines americanos, 155 millones de dólares (116,7 millones de euros), lo que casi duplica su presupuesto.

«Es algo que cambia la vida, desde luego, pero espero que no me cambie a mí, a quién soy yo como persona», confía la joven de Kentucky.

Lawrence, que dice ser fan de la saga literaria desde el principio, explica que cuando se reunió con el director, Gary Ross (guionista de «Big» y director de «Pleasantville»), se quedó «atónita» cuando le explicó su visión fílmica.

«Ross entendió perfectamente que esto no es una película de acción, y que Katniss no es una tía dura, sino que es una historia triste de esta chica que no es una heroína, sino que se convierte en una por obligación. Es un mensaje importante para nuestra generación», comenta Lawrence.

Un impagable Stanley Tucci, como el sonriente conductor del «show», y nombres como los de Elizabeth Banks, Lennie Kravitz, Donald Sutherland o Woody Harrelson, además de los jóvenes Liam Hemsworth o Josh Hutcherson, completan un reparto muy colorido, animado por un espectacular vestuario y maquillaje.

La actriz, que sólo se permite unos tacones de vértigo en su atuendo más bien discreto, luce una melena mucho más rubia que la de su protagonista del futuro, y la misma introspección de la joven Katniss: «Yo recomendaría mantener siempre empatía y amor, y ser fuerte incluso cuando sea difícil y tengas miedo», zanja.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.