Amnistía Internacional presentará el martes al gobernador de Luisiana (EE.UU.), Boby Jindal, una petición con más de 65.000 firmas para exigir el fin del confinamiento solitario al que están sometidos desde hace 40 años dos reos, dijo hoy la organización.

La petición será presentada en el 40 aniversario del confinamiento solitario de Albert Woodfox, de 65 años, y Herman Wallace, de 70, quienes purgan pena en la cárcel estatal de Luisiana conocida como la «prisión Angola».

Ambos fueron enviados al confinamiento solitario el 17 de abril de 1972, tras ser condenados por el asesinato de un guardia de seguridad, delito que siempre han negado.

«El encarcelamiento solitario de 40 años de estos dos hombres es escandaloso», dijo Everett Harvey Thompson, director de la oficina de la región del sur de Amnistía Internacional USA, en un comunicado, en el que calificó ese confinamiento como un castigo «inhumano y degradante» que contraviene las normas internacionales.

Según la agrupación humanitaria, Woodfox y Wallace pasan en sus celdas, de seis metros cuadrados, «23 horas del día, y solo se les permite salir para hacer ejercicio en solitario en una pequeña jaula al aire libre, para ducharse o para caminar en un corredor» del pabellón donde se encuentra su celda.

La petición con las firmas recabadas en todo el mundo pide que el gobernador Jindal tome medidas de inmediato para poner fin al régimen de aislamiento de los dos reos y asegure que su tratamiento «cumple con las obligaciones de EE.UU. bajo las normas internacionales y la Constitución estadounidense».

«No existe una razón penal legítima para que estos hombres sigan en confinamiento solitario. Las autoridades de Luisiana deben poner fin a esta inhumanidad», dijo Thompson, que participará junto a otros activistas y organizaciones cívicas en la entrega de la petición.