SAN DIEGO.- En el marco de la revisión de un nuevo contrato laboral, trabajadores domésticos acudieron al tradicional lavatorio de pies., tal como lo hizo Jesús con los Profetas, en correspondencia con la celebración de la pascua cristiana.

Una de las demandas más importantes que las empleadas pertenecientes a la organización “Interfaith Committee for Worker Justice of San Diego County (CWJ)” (Comité Interfe por la Justicia del Trabajador del Condado de San Diego), es el relativo al seguro médico.

Y fue precisamente en esta ceremonia especial que tuvo lugar al mediodía del jueves 5 de abril en la iglesia: Good Samaritan Episcopal Church (Iglesia Episcopal del Buen Samaritano), donde empleados y líderes expresaron la demanda por un contrato colectivo de trabajo justo

Magadalena Maganda, madre de tres hijos quienes han sufrido de asma y enfermedades respiratorias, considera injusto que en su trabajo se les niegue su derecho a tener un seguro médico.

Destacó, con la lectura de una carta, que siendo ella una enfermera le resulta difícil de aceptar carecer de un seguro médico que requiere para sus hijos, y esta es una demanda que no alcanza sólo a los trabajadores domésticos, sino a todos los que carecen de servicios de salud.

Momentos antes de que los trabajadores domésticos llevaran a cabo el tradicional lavatorio de pies, representantes de SEIU United Service Workers West (USWW) en voz de Lorena González, recientemente reelecta como secretaria-tesorera de San Diego and Imperial Counties Labor Council, destacó la contribución de los trabajadores a la economía local y regional, y demandó que se les cumpla con sus derechos laborales.

Destacan los resultados de un estudio sobre salud en CA

En coincidencia, la unión de trabajadores domésticos afiliada a SEIU-USWW, dio a conocer un estudio intitulado: “How Much is the 1% Holding Back your Family?” “¿Cuánto representa el 1% para sostener a tu familia?)”.

En el estudio realizado “como parte de su campaña estatal por un nuevo contrato que vence en 2012”, sugiere que “una California más Saludable, las personas que viven en comunidades de clase media aumentarían su esperanza de vida en 4 años más, y la clase trabajadora en 5 años adicionales a los que ahora viven.

“Lo que es dramáticamente claro”, se indica en el mismo, “es que la desigualdad (en la esperanza de vida) no es un tema del rico vs. pobre sino que los que viven en extrema riqueza están cargando con el peso de los demás…Y este es el comienzo para entender por qué en barrios más ricos las personas tienen vida más cortas”.

“En San Diego, tu ingreso determina tu salud”

Es el sugerente título de un cuadro estadístico presentado en el estudio en el que se enumeran varias comunidades de San Diego conforme a su nivel de ingresos y su correlación con la esperanza de vida.

El cuadro ubica a las ciudad de Del Mar, con uno de los myores niveles de ingreso y expectativa de vida, seguido por el Norte de San Diego, Chula Vista, Escondido y el Este de San Diego.

Se resalta, asimismo, que “la desigualdad de ingresos ha propiciado un debate nacional que originó el surgimiento del Movimiento Nacional de Ocupación (Occupy Movement).

Durante la celebración de la tradición pascual asistieron Laurie Coskey, directora ejecutiva de ICWJ, los líderes religiosos: Reverendo Jaime Gates, de Point Loma Nazarene University (Universidad Nazareno de Point Loma), y Padre Robert Fambrini, de Our Lady of Guadalupe Catholic Church (Iglesia Católica de Nuestra Señora de Guadalupe).

En representación de agrupaciones comunitarias asistieron Clare Crawford, directora ejecutiva para el Centro de Iniciativas Políticas (Center on Policy Initiatives); y los regidores David Alvarez (Octavo Distrito) y Marty Emerald (Distrito 9), así como el congresista Bob Filner.