La autoridades policiales de Oceanside, donde esta mañana fue encontrado muerto en su residencia el exapoyador estelar de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), Junior Seau, de 43 años, consideran que pudo haber cometido suicidio.

El jefe de la policía, Frank McCoy, informó de que la novia de Seau dijo haberlo encontrado inconsciente con una herida de bala en el pecho y los esfuerzos por parte del personal paramédico para salvarle la vida fueron infructuosos.

De acuerdo a McCoy, cerca del cuerpo sin vida de Seau se encontró un arma, y el incidente está siendo investigado como un suicidio.

Sin embargo, las autoridades también confirmaron que en la escena donde se hallaba el cuerpo sin vida de Seau no se encontró ninguna nota que pudiese indicar que se tratase de un suicidio, ni tampoco conocían todavía a nombre de quién estaba registrada el arma con la que posiblemente pudo quitarse la vida.

Familiares y la madre de Seau también dijeron a los medios de comunicación locales que el exjugador no había mostrado ningún síntoma de tener problemas y estaban «sorprendidos» y «desolados por su pérdida».

La exesposa de Seau, Gina, dijo al periódico «Union-Tribune San Diego» que el fallecido les había mandado por separado un mensaje de texto por teléfono en los que les puso la misma frase de «I love you» (te quiero).

Seau fue un destacado apoyador en USC, antes de jugar para los Chargers de San Diego a quienes, en 1994, llevó por primera y única vez al partido del Super Bowl.

El exapoyador estelar fallecido se convirtió en el octavo miembro de aquellos Chargers del 94, que perdieron el Super Bowl XXIX con los San Francisco 49ers, en morir a edad joven.

La muerte de Seau también sigue al suicidio del año pasado del exjugador de los Bears de Chicago, quien también se disparó en el pecho con un arma de fuego en lo que luego fue establecido por las autoridades como suicidio.

«Es triste. Es difícil de entender», expresó Bobby Beathard, que fue el gerente general de los Chargers que seleccionó a Seau con la quinta elección global del sorteo universitario de 1990.

Seau, que jugó veinte temporadas en la NFL, fue seleccionado en doce ocasiones al Pro Bowl y fue elegido en seis ocasiones al primer equipo All-Pro. También jugó para los Dolphins de Miami y los Patriots de Nueva Inglaterra.

«Junior fue un competidor feroz cuya pasión y ética de trabajo hizo mejores a sus compañeros. Adoraba demasiado el deporte y nadie jugaba con más alegría», declaró el CEO de los Dolphins, Mike Dee, en un comunicado.

Los Patriots también emitieron un comunicado expresando su pesar por la muerte de Seau. «Este es un día triste para toda la organización de los Patriots, nuestros entrenadores y sus muchos compañeros de equipo dentro de la organización».

Seau, se retiró después de la temporada del 2006, pero volvió para jugar en el 2008 y el 2009 y al concluir esa temporada abandonó definitivamente la competición. Durante su carrera, consiguió marca de 1.849 ‘tacleadas’ (placajes) y 56,5 capturas (derribos).

En el 2010, Seau sobrevivió a una caída de 30 pies (9,15 metros) de altura en un acantilado, cuando se encontraba conduciendo su camioneta.

Horas antes, Seau había sido arrestado bajo sospecha agredir a su novia de 25 años de edad, pero las autoridades nunca presentaron cargos formales en su contra por el incidente.