SAN DIEGO.- Juan Ramón Díaz es un empresario convencido de que la educación es la llave del éxito pero esta filosofía no la ha guardado para si mismo, sino que la comparte con sus empleados.

Por eso es que pese a que la firma de la que él y sus empleados viven es una compañía de pruebas y materiales de construcción, este singular empresario latino tiene claro que la prueba del éxito debe estar alimentado por algo más.

Primero fue el Mural, que tiene a la entrada de la compañía en el 3030 Main Street en el legendario Barrio Logan y justo frente a las instalaciones de la Naval.

Después fue su pasión la enología, la ciencia de añejamiento del vino motivado por su amistad con un grupo de amigos como Alfredo Amezcua, quien lo inició en los secretos de este arte.

Por el año 2000 esta afición o hobby tuvo sus primeros frutos: Juan Ramón sabía que este gusto tenía que concretarse y compartirse con los demás; al fin de cuentas que todo aprendizaje es cultura y educación, y decidió que era el tiempo de adquirir la uva de calidad universal, la que trajo de Valle de Guadalupe.

En barricas de roble guardó el vino para su fermentación, un proceso que toma 12 días, y con el apoyo y la supervisión de Octavio Bautista, un ejemplar empleado y amigo, llevaron a cabo esta extraordinaria empresa no lucrativa y solamente como alimento a una afición.

Precisamente, lo valioso de la labor que ha desarrollado por cerca de una década Juan Ramón y el personal de la compañía “Testing Service e Inspection” es que lo hace sin fines comerciales, y ofrece sus instalaciones (un patio de 2000 pies cuadrados) para que las organizaciones no lucrativas realicen ahí sus eventos y convivios.

Variedades de vino italiano tan diversas como Sangiovese, Grenache, Anglianico. Nebbiolo. Ruby Red, Tempranillo, Mourvedre , entre otros se encuentran en reposo en un salón separado de la compañía.

Bautista, quien estudió un curso de Enología por computadora para apoyar en esta singular empresa, recordó que el vino tiene que encontrarse en reposo absoluto y con aire acondicionado cuando la situación del clima así lo amerita.

Pero además de elaboración y embotellado de vino, el laboratorio de Juan Ramón también ha permitido la elaboración de una rica sangría de uva, la cual fue aprobada por el paladar de asistentes al evento Celebrando! de El Latino, en el módulo en el que estuvo presente el director de Mercadeo, Arnold Lovio.

Marisela López, empleada originaria de Nacional City, se siente muy satisfecha de que Juan Ramón le haya invitado –al igual que el resto de los trabajadores- a este proyecto porque, dijo, puede ayudar a los demás.

Cabe destacar que actualmente se encuentran en programación de la 4th Annual Grape Stomp (Pisada de la Uva Anual), un evento sobre los que pronto se tendrán mayores detalles.

Por lo pronto, adelantó Juan Ramón Díaz, para mayor información llame al (619) 778-8055 o visite el sitio: barriologanwinery.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.