Redacción Deportes EEUU, 13 jun (EFE).- La Organización Mundial de Boxeo (OMB), a través de su presidente, Francisco Varcarcel, confirmó hoy que su organismo revisará la pelea por el título welter que el pasado sábado disputaron en Las Vegas, el filipino Manny Pacquiao y el estadounidense Timothy Bradley Jr.

El triunfo por decisión dividida de Bradley Jr. ha generado una gran controversia dentro del mundo del boxeo ya que, con la excepción de dos de los tres jueces que oficializaron la pelea, el resto vio ganador al excampeón filipino.

Los jueces Duane Ford y C.J.Ross, ambos de 71 años, vieron como ganador a Bradley Jr. y le dieron puntuaciones de 115-113, mientras que Jerry Roth le otorgó el triunfo a Pacquiao por la misma puntuación.

Nada más conocerse el veredicto de los jueces, el veterano promotor Bob Arum, que lleva los intereses de ambos púgiles, calificó el mismo de algo «vergonzoso» y «humillante» para el deporte del boxeo y ha pedido al fiscal general del estado de Nevada que investigue todo lo sucedido en torno a la pelea.

Valcarcel, que presenció la pelea al lado de los jueces, dijo que el «Comité de Campeonatos» de su organización revisará el combate en la próxima reunión que tendrá lugar en un futuro inmediato.

«Examinaremos la pelea con otros cinco jueces de reconocida trayectoria internacional para que den su evaluación de la misma y aceptaremos su decisión», comentó Valcarcel. «Entre los jueces no estarán los tres que hicieron su trabajo durante la pelea», añadió.

Sin embargo, Valcarcel fue categórico cuando dijo que para nada cuestionaban la integridad y profesionalidad de los tres jueces encargados de trabajar en la pelea del pasado sábado.

«La decisión de revisar la pelea no está motivada porque desconfiemos del trabajo realizado por los tres jueces, se trata de conocer la opinión de otros profesionales sobre una pelea que ha generado polémica», señaló Valcarcel.

La revisión de la pelea puede generar la orden de la OMB de que se haga una pelea de revancha obligatoria entre ambos púgiles, algo que ya está previsto, porque la misma ya está pactada para el próximo 10 de noviembre.

Nada más concluir la pelea, Pacquiao dijo que estaba listo para la revancha y Bradley Jr., que concluyó el combate con una fractura en el pie izquierdo y un esguince en el tobillo derecho, también la aceptó.

El propio Bradley Jr., de 28 años, en la conferencia de prensa previa a la pelea del sábado, se presentó con una enorme entrada en la que estaba ya programada la pelea de revancha para el mes de noviembre y bromeó con que le había regalado una de primera fila a su esposa.

Bradley Jr., que subió de peso para hacer la pelea, está invicto con marca de 29-0 y 12 triunfos por la vía rápida, mientras que Pacquiao (54-4-2, 38 nocáuts) perdió la condición de invicto que mantuvo en los últimos siete años y un registro de 15-0.

Imagen de archivo del boxeador filipino, Manny Pacquiao. EFE/Archivo

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.