Su sabor los hace irresistibles y por ello los consumimos mucho mas de lo que sería conveniente. Los expertos destacan que los dulces proporcionan una gran cantidad de energía y pocos nutrientes saludables. Además, la ingesta excesiva de dulces puede originar un déficit de vitaminas B1 y B2.

No es necesario eliminarlos por completo de la dieta, pero debemos consumirlos sólo de manera ocasional. Sin embargo, la frecuencia con la que podemos permitirnos tomar un dulce varía en función del alimento elegido.

De este modo, una persona puede comer una ración diaria de galletas tipo “María”. Pero la ingesta de bollería industrial, pastelería y repostería “no debe superar una ración semanal”, apunta Laura Berrinches Pintado, miembro de la Asociación de Dietistas-Nutricionistas de Madrid, España, (Addinma).

La nutricionista aclara que una ración de galletas estaría compuesta por cinco o seis unidades, en total unos treinta o cuarenta gramos. Una ración de “croissant”, por su parte, tendría que pesar unos ochenta gramos y, una de magdalenas, unos cincuenta gramos.

En los dulces predominan ingredientes como la harina de trigo o el azúcar de mesa y su contenido en grasas es bastante elevado. Se trata, en definitiva, de un grupo de alimentos que proporciona una gran cantidad de energía y pocos nutrientes saludables, afirma Berninches. Así, la especialista indica que por cada cien gramos de dulces ingerimos, aproximadamente, entre cuatrocientas y quinientas kilocalorías.

“Las vitaminas y minerales son prácticamente inexistentes en los dulces. Su aporte solo es significativo en el caso de aquellos que contienen algún tipo de fruta”, opina la experta.

“Por todo ello, cuando se consumen dulces en exceso es probable que haya un déficit de vitaminas B1 (Tiamina) y B2 (Riboflavina). Esto ocurre sobre todo en la adolescencia, pues durante esta etapa los requerimientos de dichas sustancias son mayores”, indica Berniches.

“La carencia de estas vitaminas puede manifestarse mediante estados de apatía, fatiga y debilidad, entre otros. Además, la escasez de vitamina B2 esta relacionada con trastornos oculares, bucales y cutáneos”, agrega la dietista y nutricionista.

Las vitaminas B1 y B2 desempeñan funciones muy importantes en los procesos metabólicos relacionados con la obtención de energía a partir de los hidratos de carbono o azúcares. De este modo, al ingerir dulces con frecuencia, el organismo necesita un aporte extra de tales vitaminas, destaca Berninches.

Podemos encontrarlas en la levadura de cerveza, en el germen de trigo, en los vegetales de hoja verde, en los frutos secos y en las legumbres. La vitamina B2 también se halla en los lácteos y la B1 en la carne de cerdo y en las vísceras, señala la nutricionista.

CAPRICHOS SALUDABLES.

La mejor forma de darnos un capricho de manera saludable es preparar en casa nuestros propios dulces. Además, podemos utilizar harina integral para aumentar la cantidad de fibra.

Pero si optamos por comprarlos, debemos fijarnos en el etiquetado. En muchas ocasiones se indica que un dulce es “light”, que lleva menos azúcar o incluso que esta exento. Sin embargo, estos productos contienen fructosa, que posee las mismas calorias que el azucar normal, advierte.

Ademas, la bolleria industrial suele estar elaborada con grasas que proceden de aceites vegetales. No siempre son buenas, sostiene.

La nutricionista explica tambien que las grasas ëtransí, o grasas saturadas, provienen de una modificación de aceites como el de coco y el de palma y son perjudiciales para la salud arterial.

Por todo lo anterior, el consumo elevado de dulces está relacionado con distintos problemas de salud como caries, sobrepeso, obesidad, diabetes o hipertrigliceridemia, subraya Berninches.

Para evitar estas patologías, los especialistas recomiendan consumir dulces sólo de manera esporódica y en el contexto de una dieta saludable.

Por: Purificación León EFE

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.