Al igual que se tiene un fondo de armario con prendas básicas que sacan de cualquier apuro, también resulta imprescindible poseer un joyero con piezas atractivas que nunca pasen de moda.

Aunque las alhajas no son estrictamente necesarias en la vida, son amadas y objeto de deseo por la mayoría de mujeres y hombres. A primera vista, las joyas seducen y deslumbran. Como la ropa, las piezas de joyería están sujetas a las tendencias, «pero las joyas clásicas e importantes no pasan de moda, siempre llaman la atención, lo importante es saberlas lucir», explica el director de la joyería Barcena, Ernesto Gutiérrez, quien asegura que un «diamante es para siempre, el mejor amigo de las mujeres, ya lo decía Marilyn Monroe».

Y debe de ser verdad, porque a lo largo de la historia esta piedra vive una bonita historia de amor con el sexo femenino, en algunas ocasiones tan fuerte como es el caso de Zsa Zsa Gabor que decía que «jamás había odiado tanto a un hombre como para devolverle los diamantes con los que le había declarado su amor».

Reloj

Imprescindible para llegar en punto a cualquier cita, el reloj es un básico en el joyero. En acero, oro o plata, la máquina de marcar el tiempo evoluciona cada temporada y se convierte en un capricho. Desde que Mademoiselle Coco Chanel descubriera que la mujer resultaba tremendamente sexy vestida con ropa de hombre, los gurús de la moda han trabajado en esa línea hasta conseguir que la mujer luzca relojes de caballero.

Esta temporada arrasan en versión maxi y de aire deportivo.

Anillo

Desde la Antigüedad, el anillo se utiliza como accesorio de las manos en todas las clases sociales. Para su elaboración se suele utilizar el oro, el platino, la plata o el bronce y se realza con piedras preciosas. «Los más clásicos y deseados son los modelos de oro blanco con brillantes o diamantes», advierte Ernesto Gutiérrez, quien asegura que hoy están de moda las sortijas con aguamarinas, zafiros y esmeraldas.

Los modelos con flores y animales también resultan muy atractivos. Este año, inspirándose en el león, la firma Chanel ha creado varios diseños con cuarzo, cristal de roca, brillantes blanco y diamantes amarillos. La emblemática casa de alhajas Cartier, fundada en 1847, apuesta por el diamante para crear bellísimos anillos de compromiso y sortijas que marcan los grandes momentos de la vida, diseños fabulosos para incrementar el joyero.

Brazalete

El brazalete es una hermosa pieza que adorna la muñeca, suele tener un buen tamaño y generalmente está tallado con formas florales, geométricas o más excéntricas con serpientes o felinos. Este año, las grandes firmas de joyería los proponen de oro amarillo con poderosas gemas como las turmalinas, las amatistas y los citrinos.

Mientras que la firma Ansorena y la casa Vendôme apuestan por el oro amarillo de dieciocho kilates y los diamantes, Suárez prefiere trabajar el oro rosa y los brillantes negros para crear brazaletes trenzados. La prestigiosa casa de joyas antiguas Barcena presenta maravillosos «chevaliers» realizados en oro y diamantes. Más atrevidos resultan las piezas de oro con comillos y pelo de jirafa firmadas por Nicol´s.

Fiel a su mítica pantera, la «maison» Cartier, cada temporada crea brazaletes con el felino animal de platino, oro blanco y diamantes que realza y salpica con esmeraldas, zafiros y rubíes. El tamaño XXL está en alza, sobrios o decorados con piedras preciosas, esta pieza a nadie deja indiferente.

Coincidiendo con el Año del Dragón, Carrera y Carrera presenta una magnífica pieza que simboliza el poder y la fuerza inspirada en el dragón.

Collar

Encargado de realzar el cuello y el escote, el collar Íntimamente ligado a la realeza y a la aristocracia, es hoy un clásico sobre todo los de perlas. Resultan muy favorecedoras las gargantillas trabajadas con turmalinas, cuarzos y diseños de animales y flores, «aportan misterio y un carácter tan romántico como indómito», indica Ernesto Gutiérrez, director de Barcena, prestigiosa joyería especialidad en piezas retro y «vintage».

Pendientes cortos

Los pendientes pegados al lóbulo con uno o varios brillantes jamás pasan de moda. «Son piezas eternas que aportan frescura y luz al rostro», puntualiza el especialista en joyas antiguas Ernesto Gutiérrez, quien aconseja «incluir en el joyero femenino un par de pendientes largos, reservados para ocasiones especiales y eventos de noche, aunque también se puede lucir con vaqueros».

Los pendientes de aro de oro amarillo son un clásico, apto para lucir a cualquier edad y en cualquier momento del día. Favorece y aporta notas frescas con el cabello suelto, mientras que con el pelo recogido crea una imagen más sofisticada. Efe-Reportajes.

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.