SAN DIEGO.- Abogados encargados de la defensa de tres de los implicados en el escándalo del Distrito Escolar de Sweetwater argumentaron que el juicio interpuesto por la Fiscalía de Distrito carece de sustento jurídico, que no se han presentado evidencias y el caso “se encuentra politizado” y ha sido presentado de manera emocional por parte de la Procuraduría

Ante el juez de la causa, Michael T. Smith, el abogado de Arlié Ricasa, Allen Bloom, pidió que se investigue por qué la Fiscalía actúa con discresionalidad y en forma diferente en este caso y otros similares.

Sin embargo, la defensa de Ricasa, Pearl Quiñones, Gregory Sandoval, acusados por la Procuraduría de Distrito del Condado de San Diego de haber recibido a cambio de sus votos “por regalos” retiraron su moción para contra-acusar a la Fiscal Bonnie Dumanis, cuando el juez Smith rechazó darles más tiempo “para investigar si la persecución fue políticamente motivada”.

Los cuatro funcionarios y ex-funcionarios del Distrito Escolar de Sweetwater junto al empresario de construcción llamado “Henry El Amigable”, que tendrá que presentarse a testificar el próximo mes de agosto, son implicados, además de presuntamente haber recibido sobornos por este último, de perjurio y otra decena de cargos en vínculo con el esquema llamado “pay for play” (pago por jugar”.

No obstante, Jesús Gándara –quien no acudió ante la Corte- en voz de su abogado, Paul Pfingst, quien en el pasado ocupara la responsabilidad que ahora tiene Dumanis, declinó hacer comentarios.

Ante la Corte, Allen Bloom insistió en que el asunto fue presentado desde un principio con claras motivaciones políticas y dijo al final al hablar ante los representantes de los medios informativos que están solicitando el recurso conocido como “Recusal”, que significa que “no debería permitirse a la Procuraduría continuar con las acusaciones debido a su influencia política y no lo hacen, por tanto, de manera objetiva”.

Al término de la audiencia, el reportero tuvo oportunidad de charlar brevemente con Pearl Quiñones aseguró ser injustamente acusada e incluso que votó en contra de la propuesta, por lo que su acusación carece de sentido, pero dijo que no puede decir más porque está sujeta a la actuación que determine su abogado.