San Diego (California), 25 jul (EFE).- El Museo de Arte Contemporáneo de San Diego presenta la retrospectiva «La Condición Santa Ana», que recoge el trabajo del influyente muralista mexicoamericano John Valadez.

La muestra, que destaca la influencia de Valadez en el desarrollo del arte chicano en EE.UU, recoge su obra desde 1976 a 2011 e incluye fotografías, pinturas y trabajos en pastel.

Esta es la primera retrospectiva del trabajo de Valadez, a quien la critica considera el artista vivo con mayor influencia en el desarrollo del lenguaje pictórico de Los Ángeles desde los años setenta.

«Su trabajo ha definido la iconografía de la identidad chicana del período, situándola dentro de las dinámicas de Los Ángeles en lugar de hacerlo a través de un nostálgico intento de reconstruir un pasado mítico y distante», dijo a Efe la curadora de la muestra, Kathryn Kanjo.

La curadora del museo señaló que Valadez y su generación dieron voz al movimiento mexicoamericano de los derechos civiles y un rostro a las comunidades hispanas que hace cerca de 30 años experimentaron un crecimiento explosivo.

Nacido en Los Ángeles en 1951, en sus comienzos el trabajo de Valadez estuvo orientado hacia el muralismo de temas sociales procedente de la tradición mexicana, pero también mezcló elementos del realismo mágico.

Sin embargo, una vez que transitó hacia los dibujos en pastel, su trabajo comenzó a cambiar hacia una estética que incorpora un realismo casi fotográfico al abordar elementos de la vida cotidiana de los habitantes de la gran ciudad.

Además, la retrospectiva incluye fotografías en la primera etapa de su carrera, junto con muestras del barroco europeo, la pintura y escultura rococó y ejemplos de su último trabajo que muestran rastros del surrealismo.

«La memoria, el deseo, la intuición y el humor se mezclan en estos magistralmente logrados trabajos en lienzo y papel, que contienen un gran exceso expresado en un territorio que materializa su iconografía personal más allá de los límites de la identidad cultural», dijo Kanjo.

Una de las características que separan a Valadez de otros artistas chicanos del período, de acuerdo con la curadora, es que él nunca descuidó la formación clásica, lo que apartó la estética de su trabajo de la dimensión «primaria» de otros artistas chicanos.

Entre los ejemplos en la muestra que ilustran la presencia de sujetos cotidianos marginalizados se encuentran la obra de gran escala en pastel «Fátima» (1978), que muestra a una madre de gran fortaleza, y «Clavo» (1978-80), de escala pequeña, que muestra a un joven hispano con la red de cabello característica de la cultura chicana.

«La idea de la verdad en la exhibición cede paso en sus trabajos tardíos a una gran libertad para el concepto de lo fantástico», indicó Kanjo, quien resaltó la presencia de composiciones alegóricas de gran formato con influencias europeas, y a la sala que contiene sus paisajes marítimos imaginarios.

Además, el museo ha programado actividades relacionadas con la muestra como charlas sobre las perspectivas del arte mexicoamericano actual y una exploración de las entrevistas recientes con John Valadez, entre otras.

La muestra está acompañada de un catálogo ilustrado de 112 páginas, y cuenta con el apoyo del Fondo Nacional para las Artes y el Fondo para la Mejora del Condado de San Diego.EFE