OCEANSIDE.- El gobierno de Oceanside acordó extender un programa con el que se pretende estimular la industria de construcción y desarrolladores de vivienda, que fueron afectados por la crisis hipotecaria.

A consecuencia de la recesión económica que se profundizó a partir del 2007, el gobierno local aplicó una cuota diferida, la cual permite que los constructores paguen la cuota de inspección residencial hasta que se realice la inspección final.

El concilio del gobierno local decidió por por 3-2 votos la ampliación del programa mencionado hasta junio del 2014; es decir, se otorgó una extension de 2 años más.

Los votos en contra fueron emitidos por la regidora Latina Esther Sánchez y el alcalde de Oceanside, Jim Wood.

Para el regidor Jerome Kerr ésta decisión ayudará a los empleados más afectados por la crisis hipotecaria que provocó el desplome de la construcción, a que reciba un respiro y prepare el panorama para su recuperación.

Según Kerr los más beneficiados serán los empleados de la construcción que trabajan levantando paredes y techos de carton (dry wallers) y marcos-estructuras en Madera (framers).

Sin embargo para algunos residentes y hombres de negocios de Oceanside el que se extienda el plazo de pago de esta tarifa sólo representa un pasivo o deuda para el gobierno de la ciudad.

De acuerdo con la regidora de ascendencia hispana Esther Sánchez la extensión del pago de la cuota no se apega a la realidad.

Sánchez, que votó en contra, dijo que “la ampliación no representa, tampoco, un impacto positivo sobre las comunidades y creo que las prioridades deben enfocarse al desarrollo económico y commercial”, consideró

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com

Manténgase informado, reciba nuestro boletín

Select list(s) to subscribe to


Usted esta dando su consentimiento para recibir correos electrónicos informativos y de publicidad.