De alrededor de 12 toneladas de tierra que aparecieron, sin que los propios directivos de la escuela Nestor High School, hubieran reparado de su presencia.

El montón de tierra que se encontraba a un lado del campo donde los estudiantes practican sus actividades deportivas, físicas y atléticas, tenían alrededor de un año y habría sido llevada ahí, por exalumnos egresados, como un producto del remanente de una obra que el gobierno municipal realizó en una propiedad de la calle 43.

De acuerdo con las investigaciones del Distrito Escolar de Sweetwater aunque en un principio se emitieron comentarios en el sentido de que ésta tierra representaba un grave riesgo para la salud de estudiantes y profesores, las investigaciones confirmaron que aunque si existía en ella la lógica presencia de roedores y otros insectos, no representaba un riesgo inminente para la comunidad escolar.

Pese a ello la tierra fué retirada en camiones y llevada a un lugar del condado de Los Ángeles, California, sin más implicaciones.