Tras un suicidio impactante en la bahía de Los Ángeles, el director y productor de películas como “Top Gun”, “Prometheus”, “Men on Fire”, etc. se quitó la vida dejando varias notas a sus familiares y amigos. Tony Scott, de 68 años, sufría de un tumor canceroso en el cerebro sin posibilidad de cura. Aunque su muerte era de esperarse, el creativo director adelantó su despedida.