SAN DIEGO.- El alcalde de San Diego, Jerry Sanders, anunció que la ciudad espera reducir significativamente sus costos de operación de los actuales rellenos sanitarios municipales.

La propuesta –de concretarse- ahorraría al gobierno local alrededor de $2.7 millones anualmente y $14.4 millones en los próximos cinco años.

El plan consiste en reducción de posiciones y en costos de equipo, pero permitiría, según el alcalde, garantizar la permanencia de los 10 rellenos que ahora se encuentran cerrados.

“La competencia administrativa ha permitido ayudar a la ciudad millones de dólares y contribuirá a obtener ingresos adicionales en el proyecto de presupuesto (budget superplus)”, dijo.

La propuesta del ‘Enviromental Services Department (Departamento de Servicios Ambientales)’ de la ciudad reduce personal para más de 11 posiciones de tiempo completo, así como la cantidad de equipo de limpieza empleado. El plan mencionado incluye un calendario restructurado para el personal, y recortes en los servicios de mantenimiento y monitoreo.