Con más de 26 huesos, 33 articulaciones y más de cien músculos, tendones y ligamentos, el pie humano es una parte de la anatomía bastante complicada. Lamentablemente la mayoría de las personas sufren dolor de pies en algún momento.

La Asociación Médica Estadounidense de Podología (APMA) afirma que el 75 % de los estadounidenses padecerán algún tipo de problema con los pies durante el transcurso de su vida.

A continuación se describen algunos problemas comunes de los pies y lo que puede hacer para tratarlos:

Fascitis plantar

Es una inflamación de la fascia plantar, que es la banda de tejido grueso conectivo ubicada desde el hueso del talón hasta los dedos del pie, que marca el arco del pie. Cuando la fascia plantar es exigida o utilizada en exceso, se inflama, causa dolor y durezas en la parte inferior del talón y, en ocasiones, produce una sensación de ardor o dolor en la planta del pie.

De acuerdo al Instituto Nacional de Salud, es más probable que sufra de fascitis plantar si tiene problemas de arco, aumento repentino de peso, zapatos con poco soporte del arco o si participa en una carrera de larga distancia.

Tratamientos – Consulte a su proveedor de atención médica, en principio, le podria recomendar:

• Medicamentos o tratamientos con hielo para reducir la inflamación

• Ejercicios de estiramiento

• Descanso

• Férula nocturna

• Zapatos con buen soporte

El tratamiento puede durar de varias semanas a dos años, aunque la mayoría se siente mejor en aproximadamente nueve meses. En ocasiones, es necesario tomar medidas más drásticas, tales como usar un yeso tipo bota durante varias semanas, inyecciones de esteroides o cirugía del pie.

Juanetes

El juanete se forma cuando se agranda la unión de la base del dedo gordo debido al desplazamiento de la unión de dicho dedo con el pie. De manera forzada, el dedo se desplaza hacia los otros dedos, lo que origina una dolorosa formación ósea en el pie. Esta unión se puede endurecer y causar dolor, lo que hace más difícil usar calzado o caminar.

Los juanetes representan un síntoma de desarrollo defectuoso del pie y generalmente son ocasionados por factores hereditarios, la manera de caminar y el tipo de calzado que se utiliza.

Tratamientos – Podrá aliviar el dolor de las siguientes maneras:

• Usar un protector para juanetes comercial no medicinal

• Usar zapatos con horma ancha y gran espacio para los dedos

• Evitar el uso de zapatos de taco alto

• Aplicar hielo varias veces al día para reducir la hinchazón

Su médico podrá recomendar la colocación de protectores y cinta, medicamentos antiinflamatorios o inyecciones de cortisona, además de terapia física o agregados para sus zapatos. En algunos casos, posiblemente sea necesario practicar una cirugía para eliminar este crecimiento óseo o devolver la alineación normal.

Uñas encarnadas

Las uñas de los pies encarnadas constituyen el problema de uñas más frecuente. Cuando uno o ambos lados o esquinas de las curvas de la uña crece dentro de la carne, puede provocar irritación, enrojecimiento e hinchazón. Las uñas de los pies encarnadas pueden ser provocadas por factores hereditarios, uñas cortadas incorrectamente, presión de los zapatos y compresión de los dedos de los pies, o debido a actividades de la vida cotidiana, tales como correr o caminar.

Tratamientos – Para aliviar el dolor:

• Sumerja su pie en una pileta de agua salada cálida o agua con jabón

• Aplicar un antiséptico y venda sobre el área afectada

• En el caso de problemas crónicos, el podólogo podrá quitar una parte de la uña.

Si observa drenaje de líquido, olor o enrojecimiento excesivo, es posible que tenga una infección.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com

con una sustancia química, con láser o mediante otro procedimiento ambulatorio.

Para evitar el crecimiento de las uñas encarnadas:

—Evite usar zapatos ajustados y zapatos en punta o angostos.

—No arranque ni rasgue los bordes de sus uñas.

—Corte las uñas en forma cuadrada. No corte demasiado las uñas en las esquinas, sólo redondee las esquinas con una lima para uñas.

Dedos martillo

El dedo en forma de martillo se forma cuando el dedo se curva hacia arriba debido a un doblez en la unión media de dicho dedo. Puede ocurrir con cualquier dedo del pie, pero es más frecuente que ocurra en el segundo dedo. Esta situación es provocada por falta de equilibrio del tejido blando, frecuentemente debido a que los zapatos son demasiado angostos o tienen tacos altos. Estos tipos de zapatos llevan a los dedos hacia la parte frontal del zapato, lo cual dobla el dedo de manera no natural.

Entre los síntomas del dedo martillo podemos citar enrojecimiento e inflamación, dureza de la unión, callos, durezas, llagas y dolor. Si no se los trata, los síntomas pueden empeorar; por consiguiente, resultará difícil caminar y usar zapatos.

Las opciones de tratamiento no quirúrgico comprenden:

—Usar zapatos más anchos con tacos más bajos

—Hacer ejercicios con los dedos de los pies

—Usar protectores, cinta o férulas

—Tomar medicamentos para el dolor

—Usar productos de ortopedia

Ahora existe una nueva opción quirúrgica denominada “nextradesis”. En este procedimiento, se utiliza un microimplante denominado Nextra, diseñado para enderezar el dedo hasta llegar a una posición natural y estable. Con este procedimiento, los pacientes pueden regresar al trabajo y las actividades normales, bañarse con mayor regularidad y dormir más tranquilamente que con los clavos tradicionales. El riesgo de infección y reaparición del dedo martillo se reduce significativamente cuando sana el hueso.