ESCONDIDO.- Alexis Tres meses antes, otro muchacho quedó gravemente herido hace

tres meses por otra balacera. Milagrosamente los médicos pudieron salvarle la vida.

Pero estos hechos sangrientos que son frecuentes no sólo en Escondido sino en las principales ciudades, motivaron a que organizaciones religiosas llevaran a cabo una Marcha por la Paz.

En esta ocasión el contingente integrado por alrededor de 650 personas partió de la iglesia Victory Outreach Church, en Ash y Washinton Avenue.

Vestidos con camisetas con las leyendas “I Love my City:” (Yo Amo mi Ciudad) los manifestantes caminaron alrededor de 1.5 millas para terminar en la iglesia católica Church of the Resurrection, en el 1445 de Conway Drive.

Agner Medrano, Pastor de Victory Outreach Church y quien encabezó la marcha destacó la presencia en la misma por segunda ocasión del jefe de la policía de Escondido, Jim Maher.

Indicó que aunque no traía los números precisos a la mano, es evidente que en los últimos cinco años ha crecido en forma notable la presencia de las pandillas y de la violencia en la ciudad de Escondido.

Incluso “por donde pasamos, la Ash, vive una víctima de esta violencia”, ejemplificó.

Esta es la segunda manifestación consecutiva después de la que tuvo lugar en julio, que inició en Victory Outreach Church y terminó en Grape Day Park, en el centro de la ciudad de Escondido. En esa ocasión, acudieron entre 150 y 200 personas, principalmente jóvenes

Indicó el entrevistado que durante la primera expresión también marcho Maher, sobre quien, dijo, se ha mostrado seriamente preocupado por el aumento en los índices de violencia en Escondido.