Phoenix .- Las escuelas públicas del estado de Arizona deberán ofrecer nuevos cursos de escritura y lectura a miles de estudiantes de programas de inglés como segundo idioma (ELL) que habían abandonado estos programas o que no los superaron con éxito.

Así lo anunció el Departamento federal de Justicia, que ha alcanzado un acuerdo al respecto con el de Educación de Arizona, que deberá además establecer un criterio para identificar de forma adecuada a los estudiantes de ingles como segundo idioma y a aquellos que ya no requieren de esa ayuda adicional.

«La clasificación adecuada de estudiantes de ELL es esencial para asegurarse de que todos los estudiantes reciban los servicios que necesitan para ayudarlos a superar las barreras del idioma y participar de igual manera en el proceso educativo», dijo Thomas Pérez, asistente del procurador general de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia.

En un comunicado de prensa se detalla que el Gobierno federal llevó a cabo una amplia investigación sobre las políticas y regulaciones de los programas de ELL en Arizona y determinó que miles de estudiantes habían sido clasificados de forma incorrecta.

Algunos de ellos acabaron esos programas sin haber obtenido la suficiente fluidez en la lectura y escritura de ingles.

El estado podría haber perdido fondos federales en caso de no haber llegado a un acuerdo con el Gobierno federal.

En el pasado se han presentado varias demandas en contra del estado de Arizona por sus métodos utilizados para enseñar ingles a estudiantes en las escuelas públicas.

Los programas de ELL los siguen en su mayoría estudiantes inmigrantes provenientes de otros países, así como hijos de inmigrantes cuyo primer idioma en casa no es el ingles.

Un maestro de español de una escuela secundaria y sus alumnos, todos de origen estadounidense. EFE/ARCHIVO