Phoenix (Arizona), 4 sep (EFE).- El grupo Ciudadanos para una mejor Arizona pidió hoy respuestas sobre el cierre de una investigación por acusaciones de abuso de poder en contra del controvertido alguacil del condado de Maricopa, Joe Arpaio.

El grupo expresó su rechazo a esta medida ante las oficinas del Departamento de Justicia en Phoenix tras conocer la noticia de que el Gobierno federal daba por terminada una investigación en contra de Arpaio al no haber encontrado evidencias suficientes que respaldasen estas acusaciones de abuso de poder.

«Estamos tratando de entender qué es lo que oculta la oficina del Procurador de Justicia de EE.UU. o a qué le tienen miedo», dijo presidente del grupo, Chad Snow, en conferencia de prensa en Phoenix.

En opinión de Snow, sí que existen suficientes pruebas de abuso de poder por parte de Arpaio y los oficiales a su cargo.

La investigación comenzó en 2010 después que se presentaran varias denuncias de malversación de fondos y abuso de tarjetas de crédito del condado Maricopa, entre otras acusaciones en contra de Arpio.

El anuncio del pasado viernes no termina con los problemas legales de Arpaio, conocido por su mano dura en contra de la inmigración indocumentada.

El alguacil se encuentra actualmente a la espera del veredicto de un juicio en su contra derivado de una demanda civil por prácticas de perfil racial en contra de hispanos, los mismos motivos por los que el propio Departamento de Justicia federal presentó en mayo pasado otra demanda en su contra.

A pesar de esta mala noticia, Randy Parraz, cofundador del Ciudadanos para una mejor Arizona, se mostró optimista y consideró que serán los votantes quienes podrán terminar con las acciones de Arpaio el próximo mes de noviembre en las elecciones en las que el alguacil busca la reelección en el puesto. EFE