Las ventas de viviendas usadas en Estados Unidos aumentaron en julio gracias a que las bajas tasas de interés y una modesta recuperación del mercado laboral ayudaron a mejorar las condiciones de compra, informó el miércoles la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR por su sigla en inglés).

La NAR dijo que las ventas de viviendas usadas aumentaron un 2.3 por ciento, a una tasa anual de 4.47 millones de unidades el mes pasado. Esa cifra estuvo por debajo de lo pronosticado por los analistas consultados por Reuters, que esperaban ventas a una tasa anual de 4.52 millones de unidades.

A nivel nacional, la mediana de precios de venta de casas usadas fue de 187,000 dólares en julio, un 9.4 por ciento más alta que en el mismo mes de hace un año.

«Las tasas de interés de las hipotecas han estado en mínimos récord este año», dijo el economista jefe de la NAR, Lawrence Yun, y agregó que el mercado laboral también estaba mostrando señales de mejoría. «Combinados, esos factores están ayudando a liberar una demanda contenida», señaló el economista.

El mercado estadounidense de vivienda, que hace seis años comenzó a experimentar un declive, ha sido un punto de relativo brillo en la economía este año.

Los precios han mostrado signos de estabilización y muchos economistas piensan que la construcción de casas dará un ligero impulso a la economía este año.

Sin embargo, la construcción de viviendas juega hoy día un papel en la economía menor que el que tenía antes de la recesión del periodo 2007-2009, y un empeoramiento de la economía general podría desbaratar la incipiente recuperación del mercado.

Separadamente, un reporte mostró que las solicitudes de hipotecas en Estados Unidos se desplomaron la semana pasada y que la demanda de refinanciación se frenó ante un aumento de las tasas hipotecarias a máximos desde fines de junio.

La Asociación de Banqueros Hipotecarios (MBA, por sus siglas en inglés) dijo que su índice de actividad de solicitudes de hipotecas, que incluye la demanda tanto de refinanciación de hogares como de adquisición, bajó un 7,4 por ciento en la semana concluida el 17 de agosto.

Las tasas hipotecarias fijas a 30 años subieron 10 puntos básicos, a un promedio de 3,86 por ciento. Incluso con el aumento, las tasas siguen en niveles relativamente bajos tras descender a mínimos históricos en meses recientes.

Servicios El Latino

Ellatinoonline.com