Parecen resistirse al tiempo, y sus dueños a menudo deben demostrar que son merecedores de tenerlos. Testigos rodantes de décadas pasadas, los coches clásicos son auténticas joyas que brillan con luz propia.

Todos, alguna vez, nos hemos imaginado al volante de un Bentley Brooklands, un Rolls Royse Phantom o un Aston Martin, maravillas de la ingeniería. Incluso hemos podido acercarnos a esos lejanos sueños gracias a la magia de los salones del automóvil, donde hemos escuchado el zumbido de sus motores que, aún con el paso de los años, parecen recientes.

Desvelado en Turín (Italia) en 1956, el clásico modelo Giulietta Zagato de Alfa Romeo sigue manteniendo su brillo de antaño, como pudieron comprobar los amantes del motor que visitaron el salón de Ginebra (Suiza) hace tres años. Con aire netamente deportivo, motor 1300 de 90 HP y frenos de mayores dimensiones, esta “reliquia” tiene una carrocería aligera que le asegura un alto rendimiento.

El Aston Martin DB5 es otra de estas piezas verdaderamente exótica. Utilizado en la película “Goldfinger” (1964), de James Bond, el agente secreto más famoso de la historia, este modelo ha evolucionado, hasta pasar de la gran pantalla a la carretera. Conocido ahora como DBS, el diseño ha cambiado, aunque la casa británica mantiene su espíritu deportivo.

Para ganar seguridad y rendimiento, el Aston Martin DBS esconde bajo el capó una mecánica de 12 cilindros, 510 caballos y la capacidad de alcanzar una velocidad máxima de 302 kilómetros por hora. Además tiene embrague y ruedas de competición, una suspensión tuneada, unos frenos mejorados y un interior reducido a la mínima expresión.

EXCLUSIVOS

Muy poca gente en el mundo tiene la suficiente suerte como para comprar un coche que le haga destacar entre la multitud, no en vano son muy pocos los autos de marca Faerrari, Chevrolet, Cadillac o Jaguar destinados a satisfacer el deseo de estos compradores tan selectos.

No hay ferias de coches en las que Bentley no se convierte en centro de atención. Sus modelos, aunque se parezcan por fuera, son diferentes por dentro. Si en los últimos años, ha predominado el nuevo modelo Continental GT, el constructor británico ha desarrollado una exclusiva gama, el Brooklands, con un motor V8 más potente y cuya producción se limitará a 500 ejemplares. Es el clásico coupé ultra lujoso de dos puertas, cuatro plazas y 530 caballos.

En este selecto grupo se encuentran también los exquisitos modelos de otro fabricante de automóvil: Rolls Royce. Coche completamente nuevo fabricado con aluminio, el Rolls Royce Phantom se inspira en los modelos Phantom I y II de la década de los 30, del Silver Cloud de 1950 y del Silver Shadow de 1960.

Fabricado por primera vez en 1964, el Porsche 911 no ha parado de evolucionar hasta la actualidad. El resultado de este desarrollo continuo es TechArt GTStreet, que se convierte en uno de los coches más rápidos, con un motor de hasta 630 caballos.

Lo más probable es que nos crucemos con un de estos coches por la calle. Así que nos queda esperar una exhibición, hacer cola para probar el asiento y experimentar la emoción. Sólo mirarlos y a seguir soñando.

EFE

Ellatinoonline.com