Denver.- Instituciones financieras de todo el país buscan atraer a nuevos clientes latinos con novedosas estrategias y productos que van desde ofrecer préstamos enfocados en celebraciones como los quinceañeros hasta proporcionar becas para estudiantes universitarios.

La llamada Coopera Visa Card, una tarjeta diseñada para hispanos de la firma de desarrollo económico Coopera con sede en Des Moines (Iowa), se convirtió el mes pasado en la quinta tarjeta prepagada más popular en el mercado, debido principalmente a su bajo costo, según NerdWallet.com, un sitio de planificación financiera en línea.

«Como entendemos la gran necesidad (en el mercado hispano) de productos prepagos con precios adecuados, nuestra meta con la tarjeta Coopera es que el mercado hispano cuente con una opción de tarjeta prepagada aceptable para nuestros clientes», dijo a Efe Miriam De Dios, nacida en México y gerente general de Coopera.

«Con esta tarjeta, estamos ayudando a que las cooperativas de crédito provean servicios financieros no bancarios de bajo costo, como giros, cambio de cheques y préstamos a corto plazo («hasta el día de pago»)», agregó.

Pero, especificó De Dios, la mayor innovación con la tarjeta de su compañía es que «se han modificado los aranceles de uso de la tarjeta para adaptarlos a la conducta financiera del mercado hispano, es decir, se han reducido ciertos pagos secundarios (como la transferencia internacional de dinero o el envío de balances impresos) y se ofrece ayuda gratuita pregrabada.

Según De Dios, dos de los usos principales de este tipo de tarjetas por parte de los hispanos son para depositar dinero en efectivo en la cuenta de la tarjeta y realizar depósitos directos de los cheques de pago, servicios que con otras tarjetas o en otras instituciones podrían costar hasta 5 dólares por transacción.

«El mercado hispano emergente presenta oportunidades únicas de crecimiento para las cooperativas de crédito», declaró De Dios.

Pero además de servicios financieros culturalmente apropiados para hispanos, varias instituciones bancarias, por medio de sus fundaciones caritativas, ofrecen becas para estudiantes universitarios hispanos.

Generalmente, esas becas van acompañadas de oportunidades de capacitación laboral y de contactos con potenciales mentores.

Por ejemplo, la Fundación KeyBank (que representa al banco del mismo nombre en Denver) otorgó becas a seis estudiantes latinos que cursan su último o penúltimo año de sus respectivas carreras en universidades de Colorado.

Aunque tradicionalmente las becas se otorgan a jóvenes que acaban de completar sus estudios secundarios y están a punto de ingresar a la universidad, la Fundación KeyBank detectó que los estudiantes latinos de familias de bajos ingresos y próximos a graduarse de la universidad necesitan ayuda financiera y sólidos contactos para encontrar trabajo.

«Por eso trabajamos con la Fundación Educacional Latino Americana (LAEF, en inglés) para identificar a estudiantes en universidades de Colorado de familias de bajos ingresos que se destacan tanto por su nivel académico como por su participación comunitaria», dijo Tom Spilman, presidente of KeyBank Colorado.

«Desde hace años proveemos becas, pero este año tomamos la decisión de realmente llegar a conocer a estos estudiantes, escuchar sus historias y planes para el futuro. Aunque nosotros escribimos los cheques, ellos nos dieron el verdadero regalo al compartir sus historias de inspiración, perseverancia y pasión por el futuro», declaró Spilman.

A las tarjetas prepagas y a las becas para hispanos se le suman desde hace pocos meses los préstamos específicos para actividades de familias latinas, como quinceañeras, bodas o el pago de trámites de inmigración.

Por ejemplo, la Cooperativa de Crédito de Greater Iowa ofrece los préstamos «Cosas de la Vida», para latinos que no necesariamente cuentan con un número de seguro social.

Michael Adams, vicepresidente de la cooperativa, indicó que esos préstamos, además de proveer fondos para las necesidades culturales de los latinos, fomentan la integración social y económica de los inmigrantes hispanos.

Según Adams, los préstamos para quinceañeras son los que más interés han generado.