Hampstead (EE.UU.).- El candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Mitt Romney, utilizó hoy el escándalo por la operación encubierta «Rápido y Furioso», que permitió el trasiego ilegal de miles de armas a México en 2009, para criticar la gestión del mandatario y aspirante a la reelección, Barack Obama.

«El mayor fracaso que hemos tenido en lo que respecta a la violencia armada, en algunos aspectos, ha sido ‘Rápido y Furioso’, que fue un programa llevado a acabo por esta Administración», dijo Romney, durante el segundo debate presidencial, realizado en la universidad Hofstra de Hempstead, en el estado de Nueva York.

«Miles de armas llegaron a México a manos de los señores de la guerra, quienes usaron armas contra sus propios ciudadanos e incluso mataron a estadounidenses con ellas», precisó el aspirante republicano a la Presidencia en los comicios del próximo 6 de noviembre.

«Se ha investigado hasta cierto punto, pero el Gobierno ha utilizado sus privilegios ejecutivos para evitar que toda la información salga a la luz. Me gustaría entender a quién lo hizo, la idea estaba detrás de algo que provocó violencia y facilitó miles de armas a los capos de la droga mexicanos», insistió.

La operación encubierta «Rápido y Furioso» permitió el contrabando de unas 2.000 armas a México entre 2009 y 2010, con el fin de rastrear a los compradores presuntamente relacionados con los carteles de narcotráfico. Sin embargo, las autoridades estadounidenses perdieron el rastro a ese armamento.

La fallida operación es objeto de investigaciones por parte del Congreso y del Departamento de Justicia y ha obligado a una reorganización del personal de la Oficina para el Control de Alcohol, Tabaco y Armas (ATF), que dirigía la estrategia.

El candidato republicano, Mitt Romney, habla en el segundo debate televisado con el presidente estadounidense, Barack Obama, en la Universidad Hofstra de Hempstead, Nueva York (EE.UU.). EFE