Por: Becky Krinsky

Poder, autoridad, mando, dirección, guía, condiciones comunes de día a día, en ocasiones uno es el que da las ordenes y otras simplemente se reciben, pero de alguna manera, siempre hay posibilidad de gozar de poder, algunas veces por tener ventaja de ser la persona talentosa, desenvuelta o simplemente por ser los padres de familia, maestros, hermanos mayores o tenemos mas edad, suerte o experiencia que otros.

Tener autoridad es un compromiso importante, bien utilizado puede influenciar a cualquier persona, convirtiéndola en un ser triunfador, así mismo puede consolidar a una familia o crear y fortalecer a una nación completa. Mal usada, destruye, acaba y rompe hasta lo más profundo del ser.

Estar consiente del gran alcance y de la influencia que se tiene cuando uno tiene poder, probablemente seriamos más cuidadosos, prudentes y responsables de las acciones que se hacen cuando se cuenta con autoridad

No importa que tan competentes sean las personas afectadas, estas terminan agachando la cabeza o reventando en una crisis cuando se les agrede y se les maltrata constantemente.

La receta: El Poder

Ingredientes:

• 1 taza de compromiso y responsabilidad para con las personas que dirige

• 1 manojo de sabiduría y entendimiento de su posición y sus limitaciones

• 2 piezas de fortaleza; hay que saber levantarse ante las dificultades

• 2 tazas de Integridad, como líder y persona digna de ser respetada

• 1 cucharada de generosidad; compasión y cariño por su gente

• 3 gotas de confianza en si mismo

• 1 pizca de astucia y destreza para adelantarse y poder prevenir

Precaución: Hay una línea muy pequeña entre tener autoridad y ser autoritario ¡cuidado!

Modo de preparación:

  1. El poder es una acción y un compromiso que implica una gran responsabilidad. Cuándo se utiliza positivamente, éste se convierte en una fuerza con la capacidad de influenciar y lograr movilizar a los demás y cuando no, simplemente destruye, aliena y lastima, Sea como fuere, es determinante como y cuando lo utilizamos.

  2. El poder debe de ser un medio para cambiar, mejorar y dirigir con sabiduría, tanto de las personas que coordina como del medio donde representa. Quién goza del mando debe reconocer y validar a las personas que lo rodean, respetar sus cualidades y propiciar el desarrollo de sus potencialidades. Cuanto más exija, critique o domine, más probable de que pierda su verdadera función y sus relaciones se resientan y confundan.

  3. Abusar del poder es un crimen y una gran perdida. Hay que estar consiente que a pesar de que las circunstancias, jerarquías y la oportunidad son condiciones que propician y facilitan la autoridad, estas también tienen sus limites; imponer autoridad para ejercer poder y satisfacer las propias necesidades, solo enferma, manipula y envenena el alma.

La lujuria de poder ofrece una promesa falsa de felicidad pasajera que se traduce inevitablemente en una amarga decepción, después de todo, el verdadero poder radica en aprender a dominarse a si mismo.

*Prohibida su reproducción total o parcial sin el permiso escrito del editor y sin citar la fuente.

Copyright © 2005-2012Recetas para la vida ©. Todos los Derechos Reservados

Quiero ser tu amiga, ven a facebook y twitter estoy como recipesforlife, te espero.

BECKY KRINSKY

RECETAS PARA LA VIDA

www.recetasparalavida.com http://www.recetasparalavida.com

Facebook and Twitter: RECEPIES FOR LIFE