«Caemos y nos levantamos como una sola nación y una sola persona», subrayó Obama al inicio de un mitin precedido por la actuación del cantante Bruce Springsteen, que le acompañará también en sus actos de este lunes en Columbus (Ohio) y Des Moines (Iowa).

En alusión al reciente y devastador paso por EEUU del huracán «Sandy», Obama apuntó: «No importa lo terrible que la tormenta haya sido, nos recuperamos juntos porque estamos en esto juntos».

A ese espíritu de unidad y a «Sandy» se refirió Obama en todos sus mítines de estos últimos días, sabedor de que, según las encuestas, los ciudadanos tienen una buena percepción de cómo ha gestionado los preparativos ante la llegada del ciclón, su posterior impacto y el seguimiento a las tareas de recuperación.

«Hemos hecho progresos en los últimos cuatro años, pero todavía tenemos mucho trabajo por hacer», afirmó Obama en Madison.

Repasó, como en cada discurso, algunos de sus logros más significativos: la industria del automóvil «está de vuelta» tras el rescate que él dispuso en 2009, la economía ha vuelto a crear empleos, la guerra de Irak es historia y Osama Bin Laden «está muerto».

«Esta nación no puede tener éxito sin una clase media fuerte», sostuvo el presidente recordando el que ha sido uno de los emblemas de su campaña desde que anunció el año pasado que buscaría la reelección.

También hizo hincapié en que las elecciones de este martes son una cuestión de «confianza»: «Sabéis que digo lo que hago y hago lo que digo», aseguró, en alusión a los cambios de postura de los que ha acusado reiteradamente al aspirante republicano a la Casa Blanca, Mitt Romney.

Según Obama, no son «los más ricos» quienes necesitan un «defensor» en Washington, sino el dueño de un pequeño restaurante que busca un préstamo para ampliarlo, el camarero de un hotel que está ahorrando para que su hijo pueda ir a la universidad o el profesor que paga de su bolsillo el material escolar.

De un estado crucial como Wisconsin, donde las encuestas le favorecen, Obama se trasladó al también decisivo Ohio, donde dará un mitin esta tarde en la ciudad de Columbus, al igual que Romney.

Su último acto electoral será esta noche junto a la primera dama, Michelle Obama, en Des Moines (Iowa), el estado donde obtuvo en enero de 2008 una victoria en las primarias de su partido que dio alas a su candidatura frente a la entonces gran favorita, Hillary Clinton.

Además, Obama dará hoy cuatro entrevistas con radios nacionales y otras seis con emisoras locales cuyo contenido estará embargado hasta este martes, según anunció su campaña.