Las cejas se llevan pobladas, marcadas, definidas y bien dibujadas, una tendencia que requiere atenderlas y cuidarlas con mimo, más que nada para lucirlas acorde con la forma del rostro y enmarcar la mirada con cierto encanto.

La morfología del rostro es determinante en el maquillaje y sobre todo en el diseño de las cejas, donde además de las pinzas, intervienen el lápiz, los pigmentos en polvo, los tatuajes de origen vegetal y también tratamientos estéticos que estimulan la aparición de nuevas cejas.

De la misma manera que las luces y las sombras permiten dar forma al ojo y el colorete contribuye a estructurar las facciones para conseguir la armonía entre ellas, “todas estas herramientas facilitan un diseño personalizado de las cejas, que son un elemento fundamental en el rostro, por su poder para transformar la mirada, determinar su expresión y dotar de equilibrio de la cara”, explican los responsables de la firma cosmética “M2Beauté”.

Antes de coger las pinzas de depilar, párate y piénsalo. ¿Cejas finas? “No, están pasadas de moda”, advierte la experta en belleza Elena Comes, quien propone unas cejas espesas y con cierto aire salvaje “para conseguir una mirada más joven, audaz y sensual”.

DISEÑO EN FUNCIÓN DEL ROSTRO

Antes de diseñar las cejas es importante reconocer el óvalo propio frente al es espejo, una tarea que no siempre resulta sencilla. “De hecho la mayoría de los errores en la aplicación del maquillaje se debe al desconocimiento de su estructura y al rígido seguimiento de una técnica generalizada, que no siempre favorece”, explica Comes.

Rostro Redondo. Las cejas pueden estilizar los rostros redondos, siempre que se dibujen gruesas y definidas con un arco que contrarreste el volumen de las mejillas.

Rostro Ovalado. Es el ideal por contar con las medidas perfectas. De proporciones clásicas, admite cualquier tipo de cejas. La elección del diseño arqueado o anguloso dependerá más de la forma de los ojos que de la perfecta simetría del óvalo.

Rostro Corazón. También llamado de “triángulo invertido” porque presenta unos pómulos prominentes, especialmente anchos respecto a la barbilla, requiere un diseño suavizado de las cejas, sin picos ni ángulo pronunciado.

Rostro Cuadrado. Para estilizar esta morfología, que se caracteriza por tener el mismo volumen en la mandíbula que en la frente, se recomienda arquear las cejas dotándolas de una forma más triangular.

Rostro Alargado. De la misma manera que el cabello corto le favorece por contrarrestar su estructura longitudinal, el diseño horizontal de las cejas contribuye a acortar la perfección óptica del óvalo alargado.

DIVIDIR LA CEJA EN TRES ZONAS

Hand Made, centro especializado en tratamientos de belleza naturales 100 x 100, incorpora la técnica y productos de Anastasia Soare en su Eye Brows Bar, que consiste en depilar, definir y dibujar las cejas a imagen y semejanza de una diva de Hollywood.

El primer paso es marcar la zona que vamos a depilar. “Se divide la ceja en tres zonas y la medimos con un palillo, de esta forma diseñaremos según el rostro de la persona una ceja bonita”, explican la dirección del centro de belleza Hand Made.

A la primera medida se la denomina “A” y se sitúa entre la nariz y la frente. Desde el exterior de las aletas de la nariz hasta el nacimiento de la ceja. En caso de duda el punto exacto se encuentra por encima del lagrimal.

La medida “B” delimita el arco de la ceja. Se dibuja situando el palillo junto a la aleta de la nariz hasta el centro de la pupila, siempre mirando de frente. El palillo marcará en su línea ascendente el punto más alto del arco ciliar.

Y la medida “C” marca donde acaba la ceja. Se coloca el palito desde la nariz hasta el ángulo externo del ojo, donde debe acabar la zona de la ceja. A continuación, se depilan hasta perfeccionar la mirada para crear un marco perfecto.

EFE

Ellatinoonline.com